Apr 242013
 

Por Padre Rudolph Juarez

Fr. Juarez

Mi gran amigo el Padre Bryan me llamó para decirme que estaba pensando en ir a Michoacán en junio porque está interesado en escribir su tesis doctoral sobre el pueblo purépecha y cómo reaccionó a la evangelización de los primeros misioneros cristianos. Luego me preguntó que si sabía yo dónde estaba Nuevo Parangaricutiro.
“Nuevo Parangaricutiro es el mismo San Juan Nuevo Parangaricutiro que yo conozco, porque le cambiaron el nombre después de la erupción del volcán Paricutin el 20 de febrero de 1943. Inclusive,” le dije: “Ahí en san Juan Nuevo, entré bailando al templo como se debe. Agarrado de las manos de mis excelsas amigas las madres Antonia y Rosalinda entre como Juan por su casa.”

To read the rest of this article, subscribe to The Catholic Messenger’s e-edition.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2017 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.