Creer y conocer

Por Miguel Moreno
El Mensajero Católico

Miguel Moreno, coordinador del Ministerio Multicultural de nuestra diócesis, ofreciendo clases de formación religiosa a los líderes laicos hispanos de las diferentes comunidades parroquiales en la  ciudad de Muscatine.

Para muchos de los católicos, su formación religiosa termina con la primera comunión o con la confirmación. Después, silencio; salvo, cuando llega la preparación para el matrimonio, donde se examina los elementos de la vida conyugal y la forma en que desean compartir su vida de fe; pero no es una formación religiosa como tal. Por eso, con mucha facilidad descubrimos los católicos, que siendo profesionales, tienen una fe de niño; de tal forma que, cuando alguien de un grupo religioso diferente le pregunta sobre cuestiones elementales de la fe, no sabe que responder y fácilmente sigue enseñanzas que no se apegan ni a la verdad bíblica ni histórica. Es importante creer; pero además, debemos (tenemos la obligación) conocer nuestra fe y saber dar razón de ella. ¿Estamos preparados para dar razón de lo que creemos? ¿Nuestra fe ha crecido y se ha fortalecido con el estudio a lo largo de los años o es algo que deberíamos mejorar?

Nuestra diócesis de Davenport tiene un programa de formación religiosa, para todas aquellas personas que desean conocer y fortalecer su fe. Un domingo al mes, personas de diferentes parroquias se reúnen en la escuela católica de Sta. María y San Matías en Muscatine para recibir clases que les ayuden a comprender más su fe. Algunos participantes llegan al programa solamente y únicamente porque desean saber más sobre Dios, sobre Cristo, la iglesia, los Sacra­mentos, etc. Otros vienen, porque lamentablemente alguno de sus familiares ahora participa en una Iglesia diferente. En­tonces, la preocupación para poder responder a las preguntas que se les hace, les lleva a buscar un lugar de formación.

Este programa de formación tiene una duración de 2 años. A lo largo de este tiempo se brinda una formación sólida. Sacerdotes y religiosas son parte de los profesores de este programa. Las clases no solo enseñan lo que debemos creer sino que, además, nos dicen por qué nosotros los católicos creemos lo que profesamos.

Junto a este programa de formación religiosa, hay otro conocido como programa de formación móvil que tiene clases sobre la Biblia, la Iglesia y temas pastorales. Estas clases se ofrecerán en su parroquia en un horario conveniente para todos.
Como puede usted saber, nuestra diócesis hace un esfuerzo para que la verdad del Evangelio, llegue a la mayor cantidad de personas posibles. No basta que nos llamemos católicos, que hayamos recibido los sacramentos y que acudamos a Misa los días domingos; es importante, también, que nos mantengamos educándonos en la fe. Debemos participar de todo proyecto de formación religiosa; por ejemplo, de talleres, programas, conferencias, etc. Que no nos sorprenda una pregunta que no sepamos responder. Si eso fuera el caso; por favor, investigue, llame, consulte, participe. No nos quedemos con dudas. Acerquémonos con la limpieza del corazón a la verdad.

Todos los que hemos sido bautizados somos miembros de la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo, herederos de la sangre de los mártires, de los apóstoles y de los santos. Nuestra Iglesia no nació ayer ni ha sido fundada por una persona piadosa y escondidiza, no. Jesucristo le dijo a Pedro: “Tú eres piedra y sobre esta piedra, edificaré mi Iglesia” (Mt. 16, 18). Nosotros estamos en la base de esta hermosa construcción, de la cual se ha dicho, ni el tiempo ni las oposiciones podrán debilitarla o eliminarla; pues, Jesucristo afirmó: “Yo estaré con ustedes todos los días, hasta el final del mundo” (Mt. 28,20). Jesucristo no dijo: “Yo estaré con ustedes mientras sean buenos, generosos y justos…” No, Jesucristo ofreció quedarse con nosotros, porque nos ama; porque quiere que lleguemos a la perfección en la caridad. Si fuéramos todos buenos, no hubiera habido razón para que Cristo muera en la cruz. Cristo murió para darnos a nosotros vida y vida en abundancia. Y permanece con nosotros, para que con su compañía lleguemos a la alegría que no conoce fin.

Si usted o alguien que usted conoce, tiene deseos de conocer más de la fe católica; por favor, llame a la Oficina del Ministerio Multicultural para que se le brinde toda la información que requiere. Nuestro teléfono es (563) 324-1911 ó si usted prefiere, escribanos a moreno@davenportdiocese.org.

(Miguel Moreno es coordinador del Ministerio Multicultural.)

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on