SAU CFDD
Apr 242014
 

Dear Brothers and Sisters in Christ,

Bishop Amos

The 2014 Catholic Home Missions Appeal provides a unique opportunity for Americans to assist 84 dioceses with struggling Catholic communities in the United States and to help strengthen the Church at home. Many Catholics in the U.S. are unaware of how many dioceses are struggling, often right next door.

The Catholic Home Missions Appeal is committed to supporting dioceses that are unable to offer their people the basic pastoral ministries of word, worship and service without outside help. Over the years, the appeal has supported religious education, evangelization, youth ministry, seminarian education and ministry training in mission dioceses in Alaska, Appalachia, the Southwest — all across the United States — as well as in Puerto Rico and U.S. territories in the Pacific islands.

From dioceses where a few Catholics are scattered across tens of thousands of square miles to those that struggle with overwhelming numbers — especially ethnic and migrant communities concentrated in smaller areas — the home missions address challenges in bringing the faith to all. To be a Catholic in these settings takes a strong faith. The Catholic Home Missions Appeal offers essential support to the missions in the United States so that Catholics living in these areas can continue to hear the Gospel message.

This is a wonderful opportunity for American Catholics to be brothers and sisters to one another, to extend one another a helping hand. I invite you to respond generously to the Catholic Home Missions Appeal on April 26-27 to share our faith and to help strengthen our Church in America.

Fortaleciendo la Iglesia en los Estados Unidos

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

La Campaña Católica para las Misiones en Casa 2014, ofrece una oportunidad singular para ayudar a 84 diócesis en los Estados Unidos que tienen comunidades católicas con dificultades económicas y que con su ayuda podemos fortalecer la Iglesia en Casa. Muchos católicos en los EE.UU. no son conscientes de la cantidad de diócesis que están luchando, a menudo muy cerca de nosotros.

La Campaña Católica para las Misiones en Casa está comprometida en apoyar a las diócesis que no pueden ofrecer a su pueblo los ministerios básicos pastorales de la Palabra, el Culto y los servicios sin la ayuda de otros. A lo largo de los años, la Campaña ha apoyado en la educación religiosa, la evangelización, el ministerio de jóvenes, la educación de los seminaristas y el entrenamiento ministerial en las diócesis de misión como Alaska, las Apalaches, el Suroeste — a través de todos los Estados Unidos — como también en Puerto Rico y los territorios estadounidenses en las islas del Pacifico.

Desde las diócesis donde unos pocos católicos se dispersan a través de decenas de miles de kilómetros cuadrados, a los que luchan con números abrumadores — especialmente las comunidades étnicas y migrantes, que se concentran en áreas más pequeñas, las misiones domésticas se enfrentan al reto de llevar la fe a todos. Para ser un católico en estos lugares, es necesaria una fe muy fuerte. La Campaña Católica para las Misiones en Casa ofrece apoyo esencial a las misiones de los Estados Unidos; para que los católicos que viven en estas áreas puedan continuar con el conocimiento del mensaje evangélico.

Esta es una oportunidad maravillosa para que los católicos americanos sean hermanos y hermanas entre sí, para extender el uno al otro una mano. Los invito a responder con generosidad a las Misiones Católicas el 26 y 27 abril, para compartir nuestra fe y para ayudar a fortalecer nuestra Iglesia en los Estados Unidos.

Sincerely in Christ,
Sinceramente en Cristo,

Most Rev. Martin Amos

Mons. Martin Amos
Bishop of Davenport
Obispo de Davenport

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2018 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.