SAU CFDD
Jul 302015
 

Por Lindsay Steele
El Mensajero Católico

WASHINGTON — Los candidatos la diaconado aprendieron más sobre las necesidades y las luchas de la creciente población católica hispana en la Diócesis de Davenport en un reciente retiro en la parroquia de St. James.

Lindsay Steele
Candidato al diaconado permanente John Jacobsen comparte una sonrisa con Kevin Marcelino, miembro de la parroquia de St. James en Washington, y JohnPaul Martínez, miembro de la pa-rroquia de Santa María de la Visitación en Ottumwa, en un día de retiro el mes pasado en Washington. La parroquia en Washington acogió el retiro para ayudar a los candidatos al diaconado, a aprender más sobre el la población católica hispana en la diócesis.

Sumergiéndose en la cultura y en las historias de la comunidad hispana, los candidatos fueron capaces de mirar más allá de las ideas preconcebidas y tener una comprensión mejor de la comunidad hispana. El candidato Joe Rohret dijo: “Son personas de fe, buenos ciudadanos y fui muy consciente de sus diferentes situaciones a lo largo del fin de sema- na”.

Diez candidatos al diaconado permanente participaron en el retiro del 27 y 28 de junio, acogidos en la pa-rroquia de St. James. Algunas de las esposas de los candidatos también participaron.

El fin de semana empezó con una “Quinceañera”, que incluyó la Misa y una cena.

Los candidatos dijeron que ellos disfrutaron participando en esta pequeña partecita de la vida de la comunidad hispana. Dijo el candidato Steve Barton: “Me quedé impresionado de ver la fusión de la fe católica y la cultura hispana en la tradición de las Quinceañeras. El punto clave es la profesión personal de gratitud de las jóvenes a Dios por la vida, por Jesús su Salvador, por el poder del Espíritu Santo, la dedicación a la Virgen María y el compromiso de su vida en el servicio a otros. Eso es verdaderamente especial para cada uno, especialmente para las jóvenes adolescentes.”

El domingo, los candidatos aprendieron sobre temas generales del ministerio y la inmigración. Los hispanos de la parroquia de Santa María de Ottumwa dieron un testimonio adicional. Padre Bernie Weir, pastor de la parroquia de St. James, dijo que esta porción del retiro fue “abrir los ojos a los candidatos, quienes posiblemente nunca antes han conocido a nuestra población inmigrante ni el por qué las personas llegan aquí ni el proceso que eso significa.”

Rohret dijo que las exposiciones le hicieron pensar sobre las leyes migratorias, pasadas y presentes. “Las historias que contaron sobre las luchas de aquellos que intentaron ser ciudadanos en este país y los años que se toma para llegar a ser documentado (me mostraron eso), obviamente señala que el sistema necesita ser arreglado inmediatamente… Ellos son personas que no quieren nada más que trabajar duramente, para proveer lo necesario a sus fami-lias… ¡Nosotros somos un país cons-truido por inmigrantes y eso es lo que nos hace fuertes!

El candidato John Jacobsen participó al lado de su esposa, Tracey, quien es una ministra laica. Ella dijo que aprendió muchos sobre las luchas y necesidades de los inmigrantes tanto documentados como indocumentados. “Las personas viven en nuestra comunidad, seamos cons-cientes o no y debemos ser capaces de escuchar los problemas, las situaciones, posibles soluciones que pueden surgir de este pequeño grupo, que ha abierto los ojos y que nos ha hecho conscientes.”

Tracey dijo que ella y John aplicarán lo aprendido a sus ministerios. “Sabiendo que cada persona tendrá una situación y circunstancia dife-rente, lo vivido ilumina y trae mayor consciencia de los individuos indocumentados; que las personas necesitan asistencia de otras y que mientras nosotros igualmente no podamos arreglar la situación (de una política migratoria errónea), podemos si ser capaces de guiarlos en los recursos… tenemos que escuchar a los involucrados sin juzgarlos.”

El tema de la política de inmigración y la reforma puede ser pola-rizaste, sin embargo, el candidato al diaconado permanente Lowell Van Wyk dijo que los miembros de la Iglesia tienen la responsabilidad para tratar a los católicos hispanos “con la dignidad que ellos merecen como hijos e hijas de Dios” más allá delos credos políticos. El disfrutó practicando su ‘limitado español’ en el retiro.

Padre Weir estaba contento con la participación y el efecto que tuvo sobre los candidatos al diaconado. “Fue un fin de semana intenso y de gran alcance para todos.”

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2017 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.