No el lo mismo, ni es igual

Por: Miriam Wainwright
El Mensajero Católico

Repetidas veces oímos a nuestros consejeros espirituales recomendarnos un examen de conciencia. Examinar la conciencia a diario sobre lo que hemos hecho bien, lo que se hizo mal, cuál de mis actos le agrado al Señor, en que ofendí a Dios y en que ofendí al prójimo, que debo cambiar en mí, que hice que no debí hacer y que no hice que debí hacer; si hacemos esto a diario, y pedimos a Dios la gracia para crecer espiritualmente podemos llegar a ser mejores cristianos.

Miriam Wainwright
Miriam Wainwright

No podemos llamarnos cristianos profesando una fe relativista, una fe cómoda en la que el único que pone el sacrificio y la cruz es Jesucristo; una fe con la queremos alcanzar la vida eterna sin sacrificio de nuestra parte, no queremos involucrarnos, participar o trabajar por el Reino de Dios y mucho menos meternos en problemas por defender la verdad, los preceptos y mandamientos del Señor, empezando por aplicarlos o practicarlos en nuestro diario vivir.

Y que fue del ejemplo que nos han dejado hombres y mujeres a los que admiramos, los Santos y Santas que sacrificaron su tiempo y sus vidas por amor Dios y por defender la verdad, la verdad que nos enseñó el Maestro Jesús y que es una sola. No podemos vivir un cristianismo en el que cada uno crea saber la verdad, en el que cada quien piense como quiera y haga lo que quiera.

Si nos llamamos cristianos es porque somos seguidores de Cristo Jesús, de aquel que defendió la vida con su vida, de aquel que se metió en problemas por defender la verdad, por defender los preceptos y valores que dignifican al hombre y lo elevan hasta el grado de llamarse hijo de Dios, de llegar a llamar a Dios Todopoderoso, Padre.
No pretendamos alcanzar el cielo, si no somos capaces de dar un poco de nosotros para mejorar este mundo; todos tenemos la obligación de aportar algo para hacer del mundo algo mejor, al atardecer de nuestras vidas dice el apóstol Pablo, seremos juzgados en el amor, el amor que dimos y dejamos de dar, el amor a la familia, al prójimo, a la creación y por supuesto que todo el amor que de nosotros puede salir, se concentra en el amor a Dios y este amor nos llama a preservar, respetar y defender lo que Dios establece, y que para los cristianos constituye la única y autentica verdad. Personas sin escrúpulos, sin respeto ni amor a Dios promulgan y aprueban leyes que contradicen en todo los mandamientos y preceptos de Dios; leyes en contra de la vida y de la dignidad de los hijos de Dios, los que apoyan estas leyes, así como los que por miedo o por no meterse en problemas las aceptan, serán responsables ante el supremo Juez, pues Dios es toda misericordia, pero también toda justicia; de ninguna manera se trata de ejercer violencia ni rebeldía, pero sí de manifestarle al mundo que con nuestros pensamientos, palabras y obras, como cristianos estamos bajo los mandamientos de Dios, que no apoyamos nada que traiga muerte, degradación y destrucción del ser humano y que seguiremos firmes a favor de la vida, de la decencia, la moral y las buenas costumbres. Aunque a veces nos encontremos con personas que te dicen tu verdad no es mi verdad, esta es una mentira; no todos podemos tener la razón.

Es difícil seguir en los caminos del Señor, pues, eso exige cambios y cambiar nuestra forma de pensar y ac-tuar se nos hace muy difícil; pero Dios nos da la fuerza que necesitemos para hacerlo; el poder del Espíritu Santo nos iluminará y nos llevará a la verdad, si se lo pedimos con honestidad; pidámosle a Dios que envíe su Espíritu Santo para que ayudados de su gracia podamos caminar con fidelidad en las cosas del Señor, para ser piedras vivas de su templo y ejemplo para los que nos rodean y para el mundo entero.

Llamarnos cristianos y practicar el cristianismo ni es lo mismo, ni es igual.

“NO SE ENGAÑEN, NADIE SE BURLA DE DIOS: AL FINAL CADA UNO COSECHARÁ LO QUE HA SEMBRADO. EL QUE SIEMBRA EN SU CARNE, DE LA CARNE COSECHARÁ CORRUPCIÓN. EL QUE SIEMBRA EN EL ESPÍRITU, COSECHARÁ DEL ESPÍRITU LA VIDA ETERNA’’ (Gálatas 6, 7-8).

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on