SAU CFDD
Oct 292015
 

Por: Anne Marie Amacher
El Mensajero Católico

Cuando el Papa Francisco estaba viniendo a los Estados Unidos, Kathy Loomis deseaba tener la oportunidad de verlo y escucharlo.

Peregrinos, quienes viajaron para ver al Papa Francisco a Filadelfia el mes pasado, celebrar con entusiasmo su regreso a Davenport el 28 de septiembre. También participaron de la diócesis de Peoria, Illinois; Des Moines, Iowa; Kansas City-St. Joseph y Jefferson City, Misuri.

Peregrinos, quienes viajaron para ver al Papa Francisco a Filadelfia el mes pasado, celebrar con entusiasmo su regreso a Davenport el 28 de septiembre. También participaron de la diócesis de Peoria, Illinois; Des Moines, Iowa; Kansas City-St. Joseph y Jefferson City, Misuri.

Pero para llegar a Filadelfia para la misa papal, con la que concluyó el Encuentro Mundial de las Familias, no iba a ser fácil, dijo Loomis, feligrés de la parroquia Nuestra Señora de la Victoria en Davenport. Era demasiado caro viajar por su cuenta, sabiendo que todos los lugares ya estaban ocupados. Ella se enteró que un grupo de turistas de Des Moines, iba por una se-mana a Filadelfia; pero esto no encajaba en sus horarios. Sin embargo, leyendo El Mensajero Católico, supo de un autobús que iba a la Misa Papal a Filadelfia.

Ella se comunicó con Miguel Moreno, coordinador del Ministerio Multicultural para la Diócesis de Davenport, quien estaba organizando un viaje hacia Filadelfia y quien aún tenía algunos lugares disponibles y le dio la bienvenida. Inmediatamente envió correos electrónicos, preguntando si alguien más quería ir. Su amiga, Jane Brockmann, también de la parroquia Nuestra Señora de la Victoria, aceptó la invitación.

Lo que hizo que este viaje fuera especial, es que todos los demás peregrinos eran personas que hablaban principalmente español. Loomis habla español. Ha tomado clases a través del Colegio Comunitario de Muscatine. Brockmann fue profesora de español.

Todos los materiales que se ofrecieron estaban en español. “Tuve que buscar algunas palabras”, dijo Loomis. Ella estaba contenta de tener la oportunidad de leer algo en español.

Loomis dijo: “Las personas mayores hablaban español y los jóvenes tendían a hablar inglés. Ellos nos hablaron en Inglés.” Brockmann dijo que se sintió aceptada por el grupo y que le agradó mucho presenciar la fe del pueblo hispano.

El grupo de peregrinos se alojó en la Universidad de Neumann en Aston, Pensilvania y, luego, el autobús los llevó a Filadelfia para el día de la misa papal, septiembre 27. También tomó un tren para llegar al Parkway Benjamín Franklin, donde se celebró la misa. “Caminamos un montón para llegar al punto de seguridad y se tomó mucho tiempo para pasar el control de seguridad” dijo Loomis.

Se escuchaba que el papamóvil vendría cerca de ellos, cosa que sucedió. Ellas vieron la Misa en tres pantallas gigantes — cada uno de ellas parcialmente bloqueadas por los árboles, pero se podía ver lo suficiente. Y pudieron escuchar la misa. “Fue una experiencia maravillosa”, dijo Loomis. “Estábamos inmersos en español en la misa y en el autobús. Casi aprendí la segunda parte del Ave María en español “, dijo sonriente.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2017 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.