SAU CFDD
Jan 282016
 

Por P. Dennis Martin
El Mensajero Católico

Padre Dennis Martin habla con un miembro del equipo de trabajo de Unbound en Santa Ana, El Salvador, con Nathalia y su madre durante su visita a este país.

Padre Dennis Martin habla con un miembro del equipo de trabajo de Unbound en Santa Ana, El Salvador, con Nathalia y su madre durante su visita a este país.

En el último año, he empezado a trabajar para una organización llamada Unbound. Esta organización trabaja buscando padrinos para los niños y ancianos de 20 países. Unbound es una organización de patrocinadores que trabajan restaurando la dignidad y creando confianza, oportunidad y alimento a las familias que viven en la pobreza. Actualmente Unbound sirve a más de trescientos mil niños y niñas, jóvenes y personas de edad avanzada y a familias en veinte países del mundo. Unbound tiene un único enfoque: promueve el desarrollo de una relación personal entre usted y su amigo apadrinado. Los padrinos obtienen la oportunidad de una conexión real con las plegarias, las cartas y las fotos de sus apadrinados. Los padrinos afirman que estas experiencias les ayudan a crecer en la fe. Actualmente, yo patrocino a Nathalia una muchacha de diecisiete años y a Fátima, una niña de tres años. Ambas son del El Salvador. Yo empecé a patrocinar a Fátima solo este año y a Nathalia ya por algunos años.
En octubre del dos mil catorce, fui a El Salvador con Unbound en viaje de padrinos. Veintiséis padrinos de diferentes partes de los Estados Unidos viajaron conmigo. Visitamos el proyecto Unbound para los niños y ancianos en Santa Ana, El Salvador. Muchos de estos niños y ancianos se ven obligados por fuerzas que van más allá de su control a salir de sus propias ciudades. Pero hemos sido testigos de cómo nuestros treinta dólares al mes, están ayudando a muchos de ellos para obtener el control de sus vidas.

Yo visité a Nathalia, la joven niña que patrocino hace algunos años. Otra razón era ver como se utiliza el dinero que enviamos. Puedo decir claramente que Unbound es buen programa de ayuda a los que más lo necesitan. Me gustaría tener el espacio en este artículo para compartir todo lo que aprendimos sobre Unbound. Yo vi que Unbound tiene tres formas de ayuda a las familias en El Salvador. Para los niños la escuela es muy importante y ellos deben permanecer en la escuela para seguir en el programa. Así Unbound ayuda con los gastos de la escuela, tales como las cuotas, libros, uniformes, transporte, etc. En segundo lugar, si un niño está en el programa, entonces, su madre debe ser parte un grupo de las madres. Nosotros asistimos a dos reuniones de los grupos de las madres en dos pequeñas comunidades ubicadas en las montañas. Las madres se reúnen una vez al mes con la trabajadora social. También participan en uno de los cuatro comités: finanzas, recreación, salud y educación. En estas reuniones mensuales se distribuye una bolsa de beneficios a cada familia. Un ejemplo de uno de estos beneficios son los zapatos. Todos los beneficios se deciden por uno de los cuatro comités. El comité de educación decide si los niños necesitan zapatos nuevos cada año para la escuela. Y así, cada niño recibe un nuevo par de zapatos para navidad. En años anteriores, se trajo una gran cantidad de zapatos para la comunidad y cada niño trataba de encontrar un par que le sirviera. Ahora, los representes de los grupos de las madres, van a la fábrica de zapatos, para decidir qué tipo de zapatos quieren traer a su comunidad. En la reunión de octubre se presentaron muchas muestras para que cada niño elija y se mida los zapatos que desea. Luego, en Navidad, los zapatos que eligieron y el tamaño adecuado se les entregan. Los grupos de las madres fortalecen a las mujeres. Ellas hacen mucha fuerza en los números.

En la tercera vía de ayuda en Unbound están las familias en El Salvador a través del micro-financiamiento o los préstamos. En la reunión de grupo, las madres deciden cuánto dinero pueden contribuir al comité de finanzas cada mes. Puede ser un dólar, cincuenta centavos o alguna otra cantidad. Digamos que deciden dar cincuenta centavos. Con treinta madres en el grupo, esto sería quince dólares cada mes. Eso no es mucho dinero. Pero cuando los grupos de las madres en todo El Salvador contribuyen se vuelve significativo. Entonces, si una mujer con talento para la costura quiere empezar un negocio, puede obtener un préstamo de Unbound para una máquina de coser o si una familia necesita dinero para comprar semillas para plantar un cultivo, pueden solicitar un préstamo. Nos contaron muchas historias exitosas con préstamos. He estado pidiendo a la gente, que se una a nosotros en Unbound como patrocinadores. He estado en parroquias de Iowa, Illinois, Misuri y en enero del 2016 estaré en Minnesota. En nuestra diócesis he estado en Santa María y San Matías en Muscatine y tengo las fechas para la parroquia del Sagrado Corazón de Newton, Santo Tomás More en Iowa City y Santa María de la Visitación en Ottumwa. Ha sido muy gratificante conocer a muchas personas generosas. Nuestra sede se encuentra en Kansas City, Kansas. Tenemos un sitio web agradable en undound.org.

Para terminar, una palabra sobre la ayuda que se brinda a los ancianos, que son patrocinados. Ellos reciben ayuda médica y nutricional, y a veces se les ayuda con la renta. También los grupos sociales se forman alrededor de la música y la danza y la artesanía para ayudar a aliviar el aislamiento que muchos de ellos tienen y en el cual se encuentran.

(El Padre Denny Martin es un sacerdote jubilado de la Diócesis de Davenport.)

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2017 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.