Dec 222016
 

Por Miguel Moreno
El Mensajero Católico

Imaginemos celebrar el cumpleaños de alguien y que olvidemos — voluntaria o involuntariamente — invitarle a su fiesta. ¿Qué razón tendría esta celebración de cumpleaños?

Las posadas en la parroquia de Santa Maria en Davenport Dec. 16.

Durante este tiempo, vemos muchas casas y muchos lugares que tienen su arbolito, las luces, la comida y los regalos: ¿ves en algún lugar a Jesús?
Las películas “navideñas” que seguro se transmitirán en estos días, hablarán mucho sobre la navidad (¡Cómo el Grinch robo la navidad!, “Elf”, etc.); pero, ¿en cuántas de ellas se menciona el nombre de Jesús o de Jesucristo?

En la mayoría de las películas navideñas el tema es “Papa Noel”. La pregunta que se responde es: ¿Existe “Papa Noel” o no? Los niños tratan de convencer a los mayores que sí. Los adultos al final de alguna película tienen un encuentro con “Papa Noel”, entonces, llegan a afirmar que “Papa Noel” existe y, de ese modo, el mundo vuelve a su equilibro… Bueno, esto según las películas, pues, poco o nada les interesa hablar del Niño de Belén. ¿Por qué será?

Se intenta por todos los medios posibles, sacar a Jesús de la navidad. Aunque dicho sea de paso, hay otras celebraciones, donde también se trata de eliminar la presencia de Nuestro Señor Jesucristo; tal como la Pascua, donde hoy se recrea como el día del conejo. ¿Puedes encontrar tú otro ejemplo?

En fin, sacar a Jesús de la fiesta que ce-lebramos por su nacimiento, es tan absurdo como cortarse los pies, para empezar a caminar. Sin embargo, sucede. En algunos lugares se vive en el absurdo… “Una navidad sin Jesús”.

Estas líneas, quieren invitarte a que se reflexione sobre este acontecimiento y que se abra los ojos a lo que realmente interesa, –como dice Antoine de Saint-Exupéry en su libro El Principito- “sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos”.

Lo esencial es el nacimiento de Jesús, quien llega al mundo para salvarnos, perdonarnos a través de su pasión, muerte y resurrección. ¡Esa es nuestra alegría! En navidad nace nuestro SALVADOR. El mesías que por siglos se esperaba, nace en la humildad de un establo de Belén. ¡Esa es nuestra alegría y, también, nuestro gozo! ¡La navidad es el nacimiento de Jesús! Sin en El, no hay nada.

En tu navidad, ¿estará Jesús o no?

Dios, que se hizo niño, pueda permanecer en la familia todo el tiempo. Que la alegría y la esperanza que su nacimiento trae, perdure para siempre en nuestros ho-gares. ¡Que nada ni nadie saque este gozo de nuestra consciencia!

Hermano, Hermana, en el nacimiento de Nuestro Señor Jesucristo: ¡FELIZ NAVIDAD!

Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2017 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.