El ayuno que a Dios también le agrada

Por Ana Maria Shambaugh
El Mensajero Católico

Schambaugh

Desde tiempos inmemoriales la Santa Madre Iglesia nos alienta al ayuno y a la abstin-encia como prácticas penitenciales. Con el ayuno, sentimos un hambre y sed más profundos de Dios. Sorprendentemente, ayunando nos damos un banquete, el cual está lleno de valores espirituales que nos llevan al servicio y la caridad; sin embargo, el ayuno también nos invita a imponernos alguna penitencia personal.

• Ayuno de juzgar a otros, llénate de Cristo que vive en ellos
• Ayuno de soltar palabras hirientes, llénate de frases que purifican
• Ayuno de descontento, llénate de gratitud
• Ayuno de enojos, llénate de paciencia
• Ayuno de pesimismo, llénate de positivismo
• Ayuno de quejarte, llénate de apreciar lo que te rodea
• Ayuno de presiones que no cesan, llénate de oraciones
• Ayuno de amarguras, llénate de perdón
• Ayuno de egoísmo, llénate de comprensión a los demás
• Ayuno de desaliento, llénate de esperanza eterna en Jesús
• Ayuno de todo lo que te separa de Dios, llénate de AMOR.

“Comienza haciendo lo que es necesario, después lo que es posible y de repente estarás haciendo lo imposible”
– San Francisco de Asís.

Religious Supply

(Ana Maria Shambaugh es asistente administrativo del Ministerio Multicultural de la Diócesis de Davenport.)


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on