SAU CFDD
Sep 272017
 

Por Lindsay Steele
El Mensajero Católico

Con el programa DACA en una situación incierta, los beneficiarios de este programa están sintiendo preocupación. La Oficina de Inmigración de la Diócesis de Davenport ha recibido muchas llamadas. De acuerdo a la Consejera de Inmigracion, Sra. Gricelda Garnica, los beneficiarios de este programa se preguntan: ¿Qué deben o no deben hacer en estos momentos?

Esto se ha convertido en un tema candente para el público en general.

P. Jim Betzen
Las reuniones de DACA el 24 de septiembre en Ottumwa.

DACA o Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, es un programa que protege a algunas personas que vinieron a los Estados Unidos sin documentación cuando eran niños, dándoles la oportunidad de vivir y trabajar aquí, sin el riesgo de expulsión por un período de dos años, sujeto a renovación. La acción diferida no proporciona un estado legal, pero aquellos que califican para el programa son elegibles para la autorización de trabajo. Sólo las personas con un antecedente limpio, aparte de su estado de indocumentado, son elegibles para participar en este programa.

El programa ha estado en vigor desde el 2012 y hasta la fecha se han aprobado 787.580 personas para este programa, según cifras del gobierno.

El 5 de Septiembre, el fiscal general Jeff Sessions, en nombre de la administración del presidente Trump, anunció que DACA expirará dentro de seis meses, tiempo en el que el Congreso podría promulgar una ley para mantener el programa. En Twitter, el presidente Donald Trump declaró que “revisará” DACA si el Congreso no puede tomar una decisión para ese momento.

Garnica dijo, que muchas personas han preguntado si las nuevas aplicaciones de DACA serán concedidas durante esta etapa de seis meses. El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS) considerará las solicitudes pendientes ela-boradas antes del 5 de Septiembre, pero rechazará todas las aplicaciones de solicitud inicial recibidas después de esa fecha.

En cuanto a las renovaciones, los beneficiarios de DACA cuyos beneficios van a vencer entre el 5 de septiembre del 2017 y 5 de marzo de 2018, deben actuar con rapidez. Al cierre de esta edición, la USCIS dijo que sólo serán procesadas las solicitudes de renovación DACA recibida antes del 5 de octubre del 2017, en el caso de los beneficiarios cuyos beneficios expirarán entre esas fechas.

Los actuales beneficiarios y los DACA en potencia se preguntan: ¿Cuáles son sus opciones si se suspende DACA? Garnica dijo, que las noticias que ella debe dar son muy desalentadoras – El camino de los DACA hacia la ciudadanía es extremadamente limitado. A menos que el beneficiario del DACA se case con un ciudadano americano, si tiene un hermano que es un ciudadano o si tiene una ciudadanía de un hijo de 21 años de edad o más, “no hay forma”, dijo Garnica. El programa militar que se abrió a los beneficiarios de DACA como un posible camino hacia la ciudadanía en 2014 ha estado en suspenso desde el año pasado.

Garnica también mencionó que las empresas pueden solicitar la ciudadanía en nombre de un empleado, como sucede en el caso de las entidades de salud las cuales a menudo hacen esta solicitud por los médicos profesionales nacidos en el extranjero. Pero en su mayor parte, las empresas ven a los inmigrantes como ” máquinas que pueden ser reemplazadas”, a pesar de sus habilidades y niveles educativos.

Para casi todos los beneficiarios de DACA, sus opciones serían seguir viviendo con sus familias en los Estados Unidos, sin protección; o regresar a su país de origen. Este es un dilema que actualmente están enfrentando muchos ciudadanos indocumentados que crecieron antes de que DACA se promulgara, dijo Garnica.

A pesar de la reciente atención que los medios de comunicación están dando sobre DACA, Garnica dice, que mucha gente no conoce los detalles de este programa. Esto incluye a personas que apoyan la continuación del programa.

Una idea errónea es que los beneficiarios de DACA reciben beneficios del gobierno. A pesar de que ellos deben tener impuestos deducidos de sus cheques de pago a la misma tasa que los trabajadores nacidos en Estados Unidos, los beneficiarios de DACA no son elegibles para recibir estos beneficios. Esto se extiende a las tasas de matrícula para las universidades públicas y la ayuda financiera basada por el gobierno para la escolarización. Los beneficiarios de DACA que asisten a la universidad deben de pagar la matrícula de no residentes y no pueden recibir becas o asistencia pública.

Los beneficiarios del DACA pueden promover mejor la continuación del programa y la reforma migratoria compartiendo sus historias. Pueden ofrecer una visión de cómo los inmigrantes indocumentados pueden ser miembros productivos de la sociedad, personas que han valorado la educación y han ambicionado una carrera. Garnica dijo que un beneficiario de DACA de nuestra localidad está persiguiendo su sueño de convertirse en un anestesiólogo.

Los beneficiarios de este programa pueden también ponerse en contacto con los legisladores para alentarlos a mantener el programa DACA y que aprueben una legislación favorable para los inmigrantes, ellos son: Senador Charles Grassley: www.grassley.senate.gov; Sen. Joni Ernst: www.ernst.senate.gov; Rep. David Loebsack: https://loebsack.house.gov; y el Rep. Rod Blum: https://blum.house.gov.

“Al compartir sus historias, los beneficiarios de DACA pueden abrir los ojos del pueblo estadounidense, indicando que (DACA) es bueno para todos, que los beneficiarios de DACA no son delincuentes”, dijo Garnica. –“Tal vez así lo entenderán mejor”.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail

 Leave a Reply

(required)

(required)

Copyright © 2009-2017 The Catholic Messenger
Site Map
Send feedback to messenger@davenportdiocese.org. All rights reserved. This material may not be broadcast, published, rewritten or redistributed without written permission.