Reflexiones sobre V Encuentro Nacional

Don Boucher
Unos jóvenes adultos orando por Mons. Thomas Zinkua durante V Encuentro Nacional.

Por Lindsay Steele
El Mensajero Católico

Durante el V Encuentro Nacional el mes pasado, los jóvenes católicos hispanos adultos tuvieron la oportunidad de compartir una comida y conversar con los obispos de todo el país. Después de la comida, los jóvenes oraron imponiendo sus manos sobre los obispos sentados en sus mesas.

Fue un punto culminante del evento de cuatro días para el Mons. Thomas Zinkula. “Fue un placer conocer y conversar con un grupo de jóvenes católicos hispanos enérgicos que están totalmente comprometidos con su fe católica”.

Don Boucher, director diocesano de Formación en la Fe, dijo: “Un momento bendito y conmovedor. … Fue poderoso ver a los jóvenes adultos orando y bendiciendo a nuestros obispos”.

Este fue uno de los muchos momentos que sobresalieron para las siete personas de la Diócesis de Davenport, que participaron en el VEncuentro Nacional del 20 al 23 de septiembre en el Gaylord Texan Resort Hotel & Convention Center en Grapevine, Texas. Estuvieron aproximadamente 3,200 delegados, obispos y representantes que pasaron cuatro días discutiendo temas actuales en la comunidad católica hispana y celebrando la riqueza que la comunidad trae a la Iglesia.

“Me sentí tan inspirada, edificada y animada por los 3.200 participantes fuertes, vibrantes y llenos de fe que tienen un amor por la Iglesia”, dijo la hermana Irene Muñoz, CHM.

Otros participantes de la Diócesis de Davenport fueron Miguel Moreno, coordinador diocesano del Ministerio Multicultural; Ana Maria Shambaugh, asistente administrativa de la oficina diocesana del Ministerio Multicultural; el padre Guillermo Treviño, que sirve en la parroquia de San Patricio en Iowa City y en la parroquia de San José en West Liberty; y Ricardo Rangel, aspirante al diaconado y miembro de la parroquia San Patricio en Iowa City.

Un mensaje del Papa Francisco.

Durante la primera noche del V Encuentro Nacional, el primer encuentro desde el año 2000, los participantes recibieron un video sorpresa en español del Papa Francisco. El video incluía subtítulos en inglés.

“(Este) es un momento histórico para la Iglesia en los Estados Unidos”, dijo. “A través de este V Encuentro, se busca crear una cultura de encuentro que reavive la esperanza. Al reunirse con personas de diferentes culturas, diferentes formas de vivir, de pensar, de sentir, se encuentran y caminan juntos en la esperanza. … Para de-rribar muros y construir puentes.”

“… Veo que el V Encuentro es una ma-nera concreta para que la Iglesia en los Estados Unidos responda al desafío de ir más allá de lo que es cómodo, como siempre, para convertirse en una levadura de comunión para todos aquellos que buscan un futuro de esperanza”. “Especialmente los jóvenes y las familias que viven en las periferias de la sociedad”.

“También me complace ver que el V Encuentro, en continuidad con los ante-riores Encuentros, reconoce y valora los regalos que los católicos hispanos ofrecen hoy y continuarán ofreciendo.”

Shambaugh dijo que los participantes aplaudieron eufóricamente al final del video. “Vi que la gente se sentía tan animada, energizada y motivada (por el mensaje).

Invertir en la juventud hispana

Involucrar a los jóvenes fue un tema principal en el V Encuentro Nacional, como lo fue en los Encuentros diocesanos y regionales anteriores. Cada vez más, la juventud católica hispana participa de los eventos que la Iglesia ofrece a nivel nacional y regional. Muchos de nuestros jóvenes católicos no participan de Conferencia Nacionales o Regionales, por cuestiones económicas.

Los participantes del Encuentro identificaron la necesidad de más clérigos y líderes laicos que puedan hablar español y entender la cultura hispana. Moreno dijo que en la Diócesis de Davenport, aproximadamente el 25 por ciento de los católicos son hispanos, pero la mayoría de las personas en las parroquias no tienen capacitación o experiencia para trabajar con ellos. Se está alentando a las parroquias y diócesis a invertir en esta población y trabajar para satisfacer sus necesidades.

Treviño dijo: “Aprendí que la comunidad latina está cansada de ser tratada como de segunda clase por la Iglesia. Tenemos muchos puestos para personas que hablan español en la diócesis y generalmente una o dos para hispanohablantes. Los obispos fueron desafiados a apoyar las necesidades de todas las personas, incluidos los hispanohablantes”.

“Necesitamos escuchar a nuestra juventud”, dijo la hermana Muñoz. “Necesitamos traer nuevas estrategias, nuevas formas de evangelizar”.

Avanzando

En el proceso del Encuentro, aseguró Moreno que la Oficina del Ministerio Multicultural de la Diócesis de Davenport avanza en la dirección correcta con su programación. El Programa de Formación del Ministerio Laico tiene casi 100 participantes, y la oficina organizará una conferen-cia de jóvenes hispanos en marzo de 2019. Esto es además de retiros familiares, peregrinaciones y conferencias que la ofici-na del Ministerio Multicultural organiza regularmente.
Un programa que la oficina espera ofrecer en el futuro es “Conozca sus derechos” para ayudar a educar a los inmigrantes en la diócesis sobre asuntos legales relacionados con la inmigración. Moreno dijo que sentía que un programa así podría haber ayudado a las familias afectadas por las redadas de inmigración en Mount Pleasant a principios de este año.

Reflexiones sobre el V Encuentro Nacional.

Rangel vio el V Encuentro como una “chispa que nos prendió fuego a todos, el fuego del Espíritu Santo”. Vio la experiencia como “un regalo de la misericordia de Dios, un oasis de amor, paz, reflexión y unidad que todos necesitamos. En este preciso momento.”

Boucher dijo que el proceso del Encuentro animó a la comunidad hispana. “Han descubierto más sobre ellos mismos, sus dones y el deseo de toda su comunidad, incluso los marginados y aquellos que podrían haberse alejado de la Iglesia, tener una Iglesia y una fe que sea importante en sus vidas. Sé que esta experiencia les dio energía y renovó su compromiso con la fe y la Iglesia”.

Mons. Zinkula, cuyo ministerio sacerdotal se ha desarrollado alejado de las comunidades hispanas ha encontrado útil estar completamente inmerso en la comunidad hispanas por unos días. “En el Encuentro, hubo mucha alegría, energía, entusiasmo y pasión. Un gran porcentaje de los participantes eran jóvenes, lo que me dio muchas esperanzas para el futuro. … Necesitamos trabajar duro para incorporar plenamente a nuestros hermanos y hermanas hispanos católicos en nuestras parroquias y diócesis en los Estados Unidos”.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on