Los católicos celebran Las Pastorelas

Lindsay Steele
Los católicos méxico-americanos cantan y bailan para el niño Jesús,
durante Las Pastorelas en la parroquia Santa María en Davenport el 24 de diciembre del 2019.
.

Por Lindsay Steele
El Mensajero Católico

DAVENPORT — Cuando Alicia Nava siendo niña en México, siempre quiso participar de Las Pastorelas, como sus hermanas lo hacían; pero nunca tuvo la oportunidad. Las Pastorelas — son como obras de teatro, que recrean el pasaje bíblico, donde los pastores siguen la Estrella de Belén hasta encontrar al niño Jesús. Ciudades y pueblos en todo México celebran este evento en Noche Buena. Cuando la parroquia de Santa María en Davenport tuvo Las Pastorelas por primera vez el 24 de diciembre del año pasado, Alicia, por fin, tuvo la oportunidad de participar. Por eso exclamó: “¡Fue muy emocionante!”

La celebración en la parroquia de Santa María en Davenport, fue una adaptación de la celebración que se tiene cada año en La Magdalena de Aráceo, un pueblo en Guanajuato, localizado como cuatro horas noroeste de la Ciudad de México. La mayoría de los

participantes en Santa María son de La Magdalena y de comunidades alrededor de ahí, pero hay también de otras regiones.

Acompañados por una banda, los participantes representando a los pastores se pararon en dos líneas en el centro de la Iglesia. Ahí danzaron y cantaron canciones de alabanza mientras se preparaban para conocer al niño Jesús, representado por una estatua cerca del altar.

Lupe Téllez García, quien es la organizadora, dijo que cada canción tenía un significado diferente. La primera canción le pide a María permiso de cantarle a Jesús. La segunda anuncia la venida de Jesús. Uno de los versos dice que esta noche es santa porque el hijo ha nacido. La tercera canción expresa la historia de los tres reyes magos que vienen a adorar a Jesús. La cuarta canción describe donde Jesús nació. La quinta canción habla de los animales que vienen a visitar el Nacimiento. Lupe dijo: “Aunque era invierno, los pajarillos fueron y cantaron.” En la sexta canción bailarines arrullaron al niño Dios usando pañuelos. En la última canción, los participantes le piden al niño Jesús su bendición.

Dos hombres con máscaras negras representaban diablillos, fastidiaban a los participantes y querían evitar que
llegaran hasta donde estaba el niño Jesús. Al final, el bien vence al mal. Lupe comenta: “Incluso los diablillos al término de los bailes, se arrodillan ante Jesús y le piden su bendición.”

epay

Lupe dice que en La Magdalena, participantes avientan maní envuelto-confites a los diablillos. Los participantes le ofrecieron dulces a Jesús poniéndolos en su pesebre. Lupe explica que: “Así como los reyes magos le dieron regalos al niño Jesús, nosotros también.” Esto fue uno de los cambios que se hicieron dado al poco tiempo y espacio que tenían. Los organizadores también recortaron las siete canciones. Sin embargo, si agregó un nuevo elemento a las obras — disfraces. Usualmente la gente participa con su ropa normal, pero Lupe pidió a los participantes que usaran sudaderas navideñas de color rojo o verde con pantalones negros.

Gloria Mancilla, quien también creció en México, participó. Ella dijo que la letra e interpretación son dife-rentes dependiendo del lugar. Gloria dijo: “Tengo memorias muy leves de Las Pastorelas en la ciudad de Guerrero, México. Cada estado es diferente, pero nuestra vida, cultura y creencias son las mismas.” Gloria también dijo que la comunidad hispana de Santa María es diversa, alegre, y ansiosa de “compartir la cultura con las demás.”

Lupe espera que la comunidad católica hispana en Davenport haga Las Pastorelas anualmente. Ella dijo: “La gente que participa se ve muy alegre. … me encantaría continuar en el futuro.”


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on