Mons. Zinkula reflexiona sobre su visita al Vaticano

Padre John Lamansky
Mons. Thomas Zinkula toca el pie de San Pedro en la Basílica de San Pedro durante su reciente visita “ad limina” a Roma.

Por Barb Arland-Fye
El Mensajero Católico

Orando al pie de la tumbas de San Pedro y San Pablo. Caminando en los pasos de los apóstoles. Platicando con el Papa Francisco por dos horas y media. Hablando con representantes del Vaticano sobre la Iglesia Católica. Mons. Thomas Zinkula, nuestro obispo, tomó estas  experiencias muy profundamente durante su visita “a las puertas de los apóstoles” (“ad limina postolorum” en latín), para informar sobre la Diócesis de Davenport.

Los obispos que guían una diócesis, hacen una visita ‘ad limina’ al Vaticano aproximadamente cada cinco años. Viajan en grupos, como miembros de una región. La Diócesis de Davenport pertenece a la Región IX, que cubre los estados de Iowa, Nebraska, Missouri y Kansas. Nuestro estado, debía presentar a un coordinador que ofreciera el informe al Papa y Mons. Thomas Zinkula aceptó la tarea. Era su primera visita ‘ad limina.’

Mons. Thomas Zinkula y sus hermanos obispos pasaron tiempo con el Papa Francisco, quien respondió a sus preguntas honestamente. Los escuchó atentamente, bromeo con ellos y compartió historias para llegar al punto. Mons. Thomas dijo que el Papa habló en italiano durante la conversación, donde abarcaron muchos temas y que tenía un excelente traductor. Mons. Thomas dijo: “Me sentí completamente tranquilo en la presencia del Santo Padre. Fue muy cortés y hospitalario. Inicialmente estaba un poco nervioso siendo el facilitador de la reunión, pero terminó siendo un trabajo bastaste fácil.”

Hablaron sobre la postura de la Iglesia en defender la vida desde la concepción hasta la muerte, al igual que otros temas. Mons. Thomas dijo: “Hablamos de cosas difíciles, algunos problemas desafiantes.” La larga discusión impidió una pregunta de Mons. Thomas, quien quería preguntar: “¿Cómo nos mantenemos felices y con esperanza en un tiempo tan difícil en la Iglesia? ¿Qué podemos hacer para ayudar a los sacerdotes y a los laicos a ser alegres y con esperanza?”

Cosas Sobresalientes el Primer Día

El lunes 13 de enero, después de la misa en la Basílica de San Juan de Letrán, Mons. Thomas visitó el Dicasterio para Laicos, Vida y Familia, quien el Papa Francisco estableció en el 2016.

Mons. Thomas dijo que: “Fue refrescante saber que un par de mujeres tienen trabajos significativos en ese Dicasterio.” Ellos aconsejaron a los obispos a que seleccionaran laicos como catequistas, en vez de simplemente pedir voluntarios y que inviertan tiempo y energía en su formación. Otros mensajes que Mons. Thomas recordó de su visita fueron: Ayudar a líderes laicos a entender su papel como testigos de la fe, que los seminaristas necesitan ser formados para trabajar con laicos; que los sacerdotes necesitan ser formados para trabajar con los jóvenes. El obispo dijo: “Necesitamos ayudar a las personas a tener un encuentro con Cristo. Necesitamos ver nuestros programas de educación religiosa. Necesitamos ayudar a los jóvenes a involucrarse en la Iglesia. Así es como ellos tendrán un deseo de conocer a Jesús.”

También se necesita proveer una mejor preparación para matrimonio y acompañar a parejas casadas en sus primeros años de casados.

Mons. Thomas después participó en una reunión con la Comisión Pontificia para la Protección de Menores.

Cosas Sobresalientes del Segundo Día

El martes 14 de enero, los obispos de la Región IX celebraron misa en la Basílica de Santa María la Mayor.

Mons. Thomas visitó la Congregación Pontificia para la Promoción de la Nueva Evangelización donde los trabajadores conversaron sobre Acompañamiento a los Estudiantes de las Universidades Catolicas (FOCUS en inglés) y cómo los esfuerzos de esa organización pueden ser implementa-dos en parroquias. Compromisos en obras de caridad es el comienzo del proceso de evangelización. Mons. Thomas dijo: “Los Jóvenes anhelan, pero no saben que anhelan, nuestra fe puede ayudarlos a encontrar ese sentido.”

En la Congregación para Obispos, los temas eran sobre las vocaciones, compartiendo las mejores prácticas y colegialidad. Mons. Thomas aprendió que la edad promedia de sacerdotes en la Región IX era de 47 a 70 años.

La Educación Católica tiene mucho que ver con inspirar a las personas a considerar una vocación religiosa. Hombres jóvenes usualmente sienten el llamado durante la preparatoria, mujeres jóvenes en la primaria.

Cosas Sobresalientes del Tercer Día

El miércoles, 15 de enero, los obispos visitaron la Congregación para la Doctrina de la Fe. Puntos claves según Mons. Thomas: El papel de la congregación no es solamente la protección de la fe, sino que también la promulgación de la fe. La congregación está progresando con su historial de casos de abuso; pero les ayudaría tener más abogados canónicos, para que el proceso vaya más rápido. La congregación también informó sobre el conocimiento bíblico, para hablar sobre problemas de identidad de género.

Cosas Sobresalientes del Cuarto Día

Antes de su visita con el Santo Padre el jueves 16 de enero, Mons. Thomas visitó la Basílica de San Pedro. Mons. Thomas dijo: “Eso fue algo memorable para mí. Desafortunadamente no tuvimos la oportunidad de pasar mucho tiempo en la tumba de San Pedro. Celebramos la misa en el Altar de la Tumba de San Pedro, así que pude estar cerca de la tumba y verla durante la misa.”

Cosas Sobresalientes del Quinto Día

El viernes, 17 de enero, los obispos visitaron a la Congregación para el Clero. Hablaron sobre la necesidad de una etapa propedéutica (similar al noviciado), para seminaristas que se enfoca en la dimensión humana de su formación antes de sus estudios académicos.

Los obispos también hablaron sobre la tutoría a los sacerdotes recién ordenados y cómo ayudar a los sacerdotes que se esfuerzan en sus ministerios. Después, los obispos visitaron la Basílica de San Pablo Extramuros, la última de las cuatro basí-licas mayores en Roma, que de todos modos debían visitar.

Reflexionando sobre su visita ad limina, Mons. Thomas dijo: “Llega al corazón estar ahí. Es muy importante la visita ad limina. Te entregas completamente, lo experimentas y es ahí, cuando te das cuenta de lo que es.”


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on