Protegiéndose de los daños de la pornografía

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

Este fin de semana (Febrero 29 – Marzo 1) la diócesis de Davenport celebrará su Primer Domingo de Lugar Seguro. Este día de concientización está inspirado en la Declaración de la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos llamada: Crea en Mí un Corazón Puro: Una Respuesta Pastoral a la Pornografía, en la cual los obispos declararon: “El uso de la pornografía por parte de cualquier persona en el hogar, priva al hogar de ser un lugar seguro y tiene efectos negativos a lo largo de la vida de una familia y a través de generaciones.”

Bishop Zinkula

Como su obispo, me preocupo profundamente por la iglesia doméstica y deseo hacer todo lo que esté a mi alcance para guiar y preparar a los padres y a otras personas en la formación de niños, para que tengan unas vidas virtuosas y santas. Entiendo que la pornografía es un tema que la mayoría de adultos prefiere no hablar, especialmente cuando se trata de dialogar con los hijos. Sin embargo, en nuestra actual era digital, es un tema que ya no podemos ignorar. Todos queremos creer que la pornografía que está en la Internet, está fuera del alcance o interés de nuestros propios hijos. Sin embargo, las estadísticas nos dicen lo contrario.

La primera exposición a la pornografía en Internet, generalmente ocurre durante los años de la escuela primaria, a menudo por accidente. Ya sea que su hijo escribe una palabra incorrectamente en las redes sociales o que su sobrina haga clic en un video incorrecto o que el amigo de su ahijado le muestre su primera imagen sexual explícita en Instagram. Si los padres y tutores no crean un ambiente seguro, donde se puedan hablar libremente de estos temas, que de por si son incomodos, los niños generalmente intentarán ocultar tales experiencias por vergüenza.

El uso de la pornografía y la adicción evitan que uno experimente las relaciones genuinas, íntimas y duraderas con los demás y con Dios. La pornografía es una burla a la verdadera y santa intimidad que se celebra a través de la vida sacramental de la Iglesia. Al participar en este día de concientización del Domingo de Lugar Seguro, nosotros, como comunidad, afirmamos nuestro compromiso de crear ambientes santos, saludables y seguros, libres de pornografía y otras amenazas que hay en la Internet, que privan al hogar de su papel como un lugar seguro.

Con este fin, se ha pedido a las parroquias de la diócesis, a proporcionar instrucciones y materiales que respalden y protejan a las personas, a los matrimonios y a las familias de los daños de la pornografía. Espero que estos materiales que se ofrecen, alienten y enseñen a las personas y a las familias que se enfrentan a los efectos negativos de la pornografía.

Para cualquier persona que esté luchando con el uso de la pornografía o los efectos de esta adicción dentro de su hogar, quiero que sepa que la Iglesia está aquí para ayudarlo y apoyarlo. Cristo ofrece misericordia, esperanza y perdón a cualquiera que quiera liberarse de los efectos nocivos de la pornografía. Hable con el sacerdote de su parroquia o comuníquese con la Oficina Diocesana de Matrimonio y Familia para obtener ayuda.

Les animo a que aprovechen estos materiales y les pido que sean intencionales al dar los pasos sugeridos, para tener seguridad en el hogar y alegría para todos ustedes, sus seres queridos y toda la comunidad.

Gratefully Yours in Christ/Agradecidamente suyo en Cristo,

Rev. Mons. Thomas R. Zinkula
Obispo de Davenport

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *