Reflexión para el Primer Domingo de Adviento 2020

Sofia Van Straten

Por: P. Chris Weber

Nuestro Evangelio para el Primer Domingo de Adviento está tomado de lo que los estudiosos llaman el “Discurso escatológico”, es decir, la enseñanza de Jesús sobre el fin de los tiempos. Con mucha frecuencia, la gente lee estos pasajes bíblicos como si fueran una especie de código secreto. Han tratado de desempaquetar los signos y símbolos que la Biblia usa para hablar sobre el fin de los tiempos, pensando que si pudieran desbloquear el código, podría averiguar cuándo vendrá Nuestro Señor Jesús nuevamente.

Fr. Weber

Una y otra vez, las personas han dicho que lo han descubierto, que conocen la fecha y la hora. Una y otra vez, esas fechas y tiempos han ido y venido y, sin embargo, aquí estamos. ¿Por qué? Porque no es así como se debe entender la literatura apocalíptica. Piénselo. La Biblia es la auto-revelación de Dios a su pueblo; es el mensaje de Dios para nosotros. Claramente, si Dios quisiera que supiéramos el día y la hora de su regreso, nos lo hubiera dicho desde el comienzo. Dios no trabaja con códigos o con secretos. No había nada codificado sobre la venida de Cristo en Navidad. Cuando nació, las Escrituras dicen que los ángeles literalmente llenaron el cielo. Una estrella se detuvo sobre el lugar de su nacimiento para anunciar su presencia.

El objetivo de estos pasajes como el de nuestro Evangelio de hoy, no es para que tratemos de averiguar un momento y un lugar. De hecho, Jesús dice claramente: “No sabes en qué día vendrá tu Señor”. Más bien, el punto es que sabemos que, de hecho, volverá. Las Escrituras expresan claramente, que vivimos en una era que no durará para siempre. El mundo tal como lo conocemos tuvo un comienzo y tendrá un final. Toda la creación tiene una meta, un fin hacia el cual está dirigida y, ese fin, se encuentra en la unión del cielo con la tierra.

En última instancia, eso es a lo que el Adviento está destinado, a prepararnos para celebrar: la obra que Dios comenzó en Navidad, cuando Dios se unió a la humanidad en la persona de Jesucristo; cuando se convirtió en uno de nosotros para que cada uno de nosotros pudiera tener una relación con él. Irónicamente, esa es la parte que es más fácil pasar por alto, si no tenemos cuidado.

Sabemos que la primera venida de Cristo sucedió en un pesebre en Belén hace dos mil años. Sabemos acerca de la segunda venida, que Cristo vendrá de nuevo al final de los tiempos, aunque no sepamos el día ni la hora. Pero hay una tercera venida que es la más importante de todas. La tercera venida de Cristo ocurre, una y otra vez, día tras día, cada vez que Cristo nace en nosotros; cada vez que lo reconocemos en nuestras vidas; cada vez que nos entregamos a él; cada vez que elegimos vivir en relación con él.

La primera y la segunda venida de Cristo son las que reciben toda la atención. El caso es que tanto la primera como la segunda venida de Cristo están dirigidas hacia la tercera. Es decir, Jesucristo nació en un pesebre en Belén hace dos mil años para que pudiera nacer hoy en nuestro corazón.

Su regreso al final de los tiempos es un recordatorio para nosotros, que este mundo es fugaz, que fuimos creados no para el ajetreo de nuestra vida diaria, sino más bien para la unión que conoceremos un día, si Dios quiere, cuando estemos unidos a nuestro Creador en el cielo. En el medio, Dios nos invita a vivir en esa tercera venida, a vivir cada día en una relación con Él mismo. De eso se trata este tiempo de Adviento, de preparar nuestro corazón y nuestra mente para estar listos; para reconocerlo y recibirlo cuando venga a nosotros.

(Padre Chris Weber es el pastor de la parroquia de Santa María y San Matías en Muscatine y San José en Columbus Junction.)

 


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *