Creando una cultura de la vocación en nuestras parroquias

Anne Marie Amacher
El Padre Andrew Rauenbuehler da la bendición al Obispo Thomas Zinkula fuera de la Catedral del Sagrado Corazón en Davenport. El padre Rauenbuehler dio las bendiciones después de la misa en el exterior, debido a la pandemia en curso.

Un sacerdote y dos diáconos acaban de ser ordenados para la Diócesis de Davenport, un motivo de celebración y un recordatorio de que la mies es abundante pero los obreros son pocos. Como dijo el padre Jake Greiner, director de los seminaristas, en las misas de ordenación del 5 y 12 de junio, todos los católicos tienen la responsabilidad de rezar, invitar y animar a la gente a “escuchar la llamada de Dios en sus vidas”.

Tenemos que poner el foco en la creación de una cultura vocacional en nuestras parroquias. Dan Ebener, director diocesano de Planificación Parroquial, informó que para el 1 de julio de este año, 12 de los actuales 55 sacerdotes diocesanos activos tendrán 70 años o más, la edad en la que un sacerdote puede retirarse. Algunos sacerdotes continúan en el ministerio activo durante algunos años después de cumplir los 70 años. En 2030, 33 de los 55 sacerdotes activos actuales tendrán 70 años o más. Sólo 22 de los sacerdotes activos hoy (el 40%) tendrán menos de 70 años dentro de una década.

Nuestra diócesis tendrá 74 parroquias a partir del 1 de julio. Es cierto que se ordenarán sacerdotes en los próximos 10 años, pero no al mismo ritmo de los sacerdotes que se van jubilando del ministerio activo.

Las ordenaciones de tres jóvenes -el padre Andrew Rauenbuehler el 5 de junio y los diáconos Dale Mallory y Ben Snyder el 12 de junio- reflejan la esperanza que brota de la fe. El Espíritu Santo nos llama a transmitir nuestra esperanza a través de palabras y acciones, para mantener la Iglesia viva y relevante en un mundo que necesita a Jesucristo.

CMC-podcast-ad

Nuestro papel es claro. Creamos una cultura de las vocaciones impulsando la participación en las parroquias e inspirando las vocaciones al sacerdocio, al diaconado, a la vida religiosa, al matrimonio y a la vida de soltero. Todos nosotros debemos ser fieles discípulos misioneros. Nuestra participación en la liturgia nos inspirará a salir de los muros de la Iglesia; para servir y fomentar las relaciones con los demás. Tenemos que estar dispuestos a arriesgarnos al rechazo, como hizo Jesús.

Anne Marie Amacher
El diácono Ben Snyder, a la izquierda, y el diácono Dale Mallory, recién ordenados, están de pie junto al obispo Thomas Zinkula al final de la liturgia de ordenación el 12 de junio en la Catedral del Sagrado Corazón de Davenport.

Comenzamos, como siempre, con la oración. La oración por las vocaciones debe ser una prioridad en las parroquias y en los hogares. Descargue la oración por las vocaciones de la página web diocesana (davenportdiocese.org/vocations) y colóquela en la mesa de su comedor. Los equipos de evangelización que las parroquias formaron para el proceso Visión 20/20; podrían comenzar a rezar por las vocaciones.

“Todo el mundo puede rezar. Es necesario, es fácil y literalmente todo el mundo puede hacerlo”, dice el padre Ross Epping, director diocesano de vocaciones. “La oración, personal y comunitaria, porque necesitamos ambas para equilibrar nuestros corazones y para ayudarnos a descubrir los impulsos del Espíritu Santo”. Los grupos de oración, los estudios bíblicos y otras comunidades de fe en grupos pequeños son sólo algunas formas de participar en la oración comunitaria.

Los párrocos y los consejos parroquiales también pueden ayudar a promover las vocaciones, ya que influyen en las personas a las que sirven y representan. Los pastores deben hablar intencionadamente de las vocaciones, el sacerdocio o el discipulado en sus homilías. Los consejos parroquiales deben predicar con el ejemplo, rezando por las vocaciones y animando a sus feligreses a hacerlo. Organizar una hora santa por las vocaciones. Invitar a los seminaristas a compartir sus historias en persona, por videoconferencia o en el boletín parroquial. Visite la página diocesana de vocaciones en davenportvocations.org.

“Tenemos que ser Cristo en el mundo, profundizando en las experiencias vividas por el cuerpo de Cristo”, dice el padre Epping. Ese acercamiento, inspirado en nuestra participación en la Eucaristía, creará una cultura vocacional que anime a los fieles a convertirse en buenos sacerdotes, diáconos, religiosos y religiosas, cónyuges o personas solteras que hayan discernido su auténtica vocación. También necesitamos parroquias que transmitan un sentido de comunidad, conscientemente enraizado en Jesucristo.

 

Barb Arland-Fye, editora

arland-fye@davenportdiocese.org


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *