Un jardín de bendiciones en Mount Pleasant

Barb Arland-Fye
Beatriz Toscano, madre e inmigrante, acepta un kit de jardinería de Jane Martin en el aparcamiento de la Primera Iglesia Presbiteriana de Mount Pleasant. Los kits de jardinería son un proyecto de Nutrimos, un ministerio de apoyo de IowaWINs (Iowa da la bienvenida a sus vecinos inmigrantes, por sus siglas en inglés).

Por Barb Arland-Fye

El Mensajero Católico

Las semillas plantadas y cultivadas, que ahora crecen hasta convertirse en jóvenes plantas de hortalizas, esparcen su aroma durante una bendición al aire libre, que presidió el obispo Thomas Zinkula en los terrenos de la Primera Iglesia Presbiteriana el 23 de mayo en Mount Pleasant. Las plantas, contenidas en uno de los 50 kits de huerto, para que las familias inmigrantes cultiven sus propios productos, estaban sentadas en una silla como si esperaran que el obispo las rociara con el agua bendita de Pentecostés.

Los kits de huerto contienen nueve variedades de plantas: calabaza de verano, pimiento dulce, jalapeño, serrano, tomate cherry, tomate ciruela, tomate temprano, pepino y albahaca, y semillas como acelga, zanahoria y cilantro. El Proyecto Nutrimos ha creado los kits de jardinería para mejorar la capacidad de las familias inmigrantes de complementar sus necesidades culinarias y fomentar la autosuficiencia.

epay

Nutrimos es un ministerio de respaldo a IowaWINs (Iowa da la bienvenida a sus vecinos inmigrantes, por sus siglas en inglés), una comisión de la Primera Iglesia Presbiteriana de Mount Pleasant. Hace tres años, IowaWINs dedicó sus fuerzas para ayudar a 32 familias inmigrantes afectadas por una redada de inmigración en la planta de cemento de Mount Pleasant.

Nutrimos se acerca a la comunidad inmigrante en general para ofrecer formación y educación en habilidades para la vida y el trabajo, organizar el programa de jardinería y poner en marcha un componente de desarrollo empresarial, dijo Jane Martin, que preside la junta del ministerio.

Mike Linnenbrink, candidato a diácono de la diócesis de Davenport y miembro de la junta de Nutrimos, ayudó a conseguir una subvención de $ 500 de la diócesis para los esfuerzos del ministerio. Invitó al obispo Zinkula a participar en la bendición. El obispo aceptó y dijo: “Quería apoyar a las familias latinas que viven en las periferias. Yo soy un muchacho de granja. En la época en que mucha gente se dedicaba a la agricultura, la Iglesia celebraba los Días de las  Rogativas, que eran días de oración y ayuno, para pedir protección contra las catástrofes y obtener una buena y abundante cosecha.”

Este es el tercer año que las familias inmigrantes cultivan productos en las parcelas de Fellowship Cup Community Garden o en sus huertos domésticos a través de Nutrimos. Sin embargo, “Esta es la primera vez que hacemos una bendición, que creemos que es algo maravilloso para unirnos como comunidad”, dijo Barbara Rainbow, otra miembro de la junta de Nutrimos.

“Hoy buscamos la bendición de Dios sobre estas semillas y plantas, sobre las cosechas que producirán y sobre las manos que las cuidarán”, rezó el obispo Zinkula. “Jesús nos recordó que si la semilla no se planta en la tierra y muere, no dará fruto. A medida que estas semillas crecen y son cuidadas, que sean signos de la nueva vida que viene de Dios.”

El pastor Trey Hegar, de la Primera Iglesia Presbiteriana, eligió dos versículos de Jeremías (29:5-7) para la bendición. “… Preocúpense por la prosperidad del país donde los he desterrado y rueguen por él al Señor; porque la prosperidad de este país será la de ustedes.”

Tras las peticiones de oración, el obispo Zinkula pidió la bendición de Dios “mientras nos preparamos para colocar estas semillas y plantarlas en la tierra. Que el cuidado que les demos nos recuerde tu tierno amor por tu pueblo…”

Beatriz Toscano, madre e inmigrante, recogió su kit de jardinería para llevárselo a casa, dando las gracias a Martin y a los demás. Cada kit tiene información en español para ayudar a las familias a plantar y cultivar sus hortalizas.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *