Nosotros somos personas de esperanza

Facebooktwittermail

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

La Pascua, fiesta de la Resurrección, nos recuerda que somos un pueblo de esperanza.

La esperanza no es la expectativa de pensar que todo saldrá como nos gustaría. La esperanza no es mirar el mundo a través de lentes color de rosa, fingiendo que todo está bien cuando obviamente no es así. La esperanza no es sentarse a que Dios lo arregle todo y comportarse como si no tuviéramos ninguna obligación con nuestras comunidades o nuestra casa común.

No, la esperanza es algo más profundo y más difícil.

Bishop Zinkula

Estamos en el tercer año de una pandemia que ha costado millones de vidas, ha extendido nuestro sistema de atención médica hasta el punto de ruptura y continúa causando dificultades económicas, personales y sociales incalculables. Y, sin embargo, esperamos.

Estamos sintiendo los efectos del cambio climático y anticipamos una inseguridad alimentaria aún mayor debido a la guerra en Ucrania. Y, sin embargo, esperamos.

Estamos siendo testigos de crímenes de lesa humanidad que se cometen en tiempo real y vivimos bajo la sombra de la amenaza de la aniquilación nuclear. Y, sin embargo, esperamos.

epay

Seguimos viendo la política marcada por el partidismo de rango, y la rudeza y la falta de civismo en nuestras interacciones con los demás. Y, sin embargo, esperamos.

Esperar no significa que la pandemia desaparecerá mágicamente, o que el cambio climático no es real, o que los tiranos tendrán un cambio de opinión repentino, o que no asumimos ninguna responsabilidad por el bien común.

Esperanza significa confiar en que Dios está con nosotros, incluso en una pandemia, en la hambruna y en la guerra. Incluso cuando parece que estamos solos.

Esperanza significa confiar en que nuestras obras de caridad y justicia, nuestra adoración y nuestra oración, y nuestro acompañamiento mutuo, realmente marcan la diferencia. Incluso si no podemos verlo aquí y ahora.

La esperanza se parece a las mujeres en la lectura del evangelio que escucharemos en la Vigilia Pascual.

Arraigados en la memoria de Jesús, en la esperanza, confían en la buena noticia de que Jesús ha resucitado, aunque no lo ven (todavía). Fueron los primeros evangelistas, los primeros mensajeros de la esperanza de la Resurrección. Su testimonio es recibido con escepticismo y ridículo. Sin embargo, aun así, esperaban.

Somos como ellas. La tumba está vacía. El cuerpo de Cristo permanece escondido en la Iglesia que se encuentra reunida, en la memoria escrita de las escrituras proclamadas, en la Eucaristía, en los rostros de los más necesitados. Como las mujeres fieles, somos enviados a compartir la esperanza de la buena noticia. Al igual que ellas, a menudo enfrentaremos la incredulidad, incluso de aquellos más cercanos a nosotros.

Cuando celebremos el Triduo y todo el tiempo de Pascua, recordemos las palabras y promesas de Jesús. Recordando, confiando, esperando, nos regocijamos.

Sinceramente en Cristo,

Rev. Mons. Thomas R. Zinkula
Obispo de Davenport


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *