Dando la bienvenida al extraño entre nosotros

Facebooktwittermail

Por: Padre Guillermo Treviño

Unos días antes del Día de la Madre, recibí un mensaje de texto del padre Antonio Dittmer, párroco de la parroquia Sta. María en Moline, Illinois, la parroquia donde yo crecí. Allá, hice mi Primera Comunión, recibí el sacramento de la Confirmación e incluso celebré mi primera Misa como sacerdote. El mensaje de texto del padre decía, si podía celebrar la Misa el domingo 8 de mayo a las 6:30 p.m. para que él pudiera ir a visitar a su mamá y, a la vez, yo pudiera celebrar la misa con mi madre y mi familia presentes.

Fr. Trevino

Rápidamente le respondí: “¡Sí!”, pues, así mi mamá podía recibir el mejor regalo que yo le puedo dar, una misa en la parroquia de la infancia con su hijo sacerdote presente. Seguro que fue un día interesante. Había publicado un aviso en mi página de Facebook, invitando a los amigos de Quad-City a asistir a la misa, si querían vernos tanto a mi madre y a mí. Algunas amistades estuvieron presentes.  Participaron Carlos y Mary Calderón, una pareja recién casada de Bettendorf, que eran feligreses míos en la antigua parroquia de Sta. María en Davenport. Se habían casado en la iglesia San José en West Liberty, donde ahora soy párroco, solo para poder hacer la boda.

También estuvo presente mi antiguo jefe en los días de periódico en Hola América, Tar Macias. Participaron la madre y la hermana de un amigo mío cuando era niño, Nick Miller, quien fue compañero de clase en educación religiosa. La exministra de jóvenes de las parroquias donde serví, Mary Ellen Pfeiffer, y su familia asistieron.

Con la llegada de estos visitantes inesperados a Sta. María en Moline, el sacristán de la parroquia compartió una preocupación. “Padre, lo siento, pero con las noticias de Roe v. Wade, nos dijeron que vigiláramos cualquier actividad sospechosa y hay un montón de personas que pueden estar aquí para protestar”. Sonreí y dije: “Déjame echar un vistazo a estos manifestantes”. Después de ver a los “manifestantes”, le dije al sacristán que estas personas están locas por estar aquí, pero están aquí por mí. El sacristán se disculpó pero dijo que tenía que seguir las instrucciones.

Esto me lleva a mi punto: las parroquias reciben visitantes todo el tiempo. Incluso los manifestantes necesitan ver el amor de Cristo en nosotros. Si bien podemos estar en desacuerdo con los manifestantes, nada ayuda más que ver a alguien que se preocupa por ti. Compartí esta historia en las parroquias donde soy pastor (parroquias de San José en Columbus Junction y San José en West Liberty) el fin de semana del 14 al 15 de mayo.

Después de las 5:30 p.m. en la misa de San José en West Liberty, una señora me dijo que se sintió bienvenida por el mensaje que compartí. Dijo que viajaba manejando hacia Massachusetts y que iba a pasar la noche en West Liberty. Por otro lado, nada duele más que ver a un grupo de personas que vienen a adorar como una amenaza. Recuerdo haber celebrado mi primera Misa como sacerdote con la asistencia de muchos de mis amigos, algunos no católicos, algunos que no hablaban español. La gente estaba preocupada y preguntaba: “¿Será bilingüe?” También me preguntaron: “¿La misa será en español?” Respondí: “Espero que sí, ¡esta es la Misa con la que crecí y yo soy el sacerdote que la celebra!”

epay

Nada es más dañino que nuestros miedos. Tratemos de acoger a los extraños entre nosotros, sean quienes sean.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *