La Próxima Semana Abren las Iglesias en la Diocesis de Davenport para la Oración

Por Obispo Thomas Zinkula:

El deseo de los fieles por la Comunión, con Cristo en la Eucaristía y entre ellos, es sagrado y santo. Con esperanza, podemos regresar relativamente pronto a la celebración pública de la Misa y su deseo será cumplido. Hasta entonces, continuaremos cerca al Señor y al prójimo por medio de la oración personal.

El proceso de reapertura de las iglesias para la oración privada y la reanudación de la celebración de misas públicas será razonable, responsable y gradual. Ocurrirá en tres pasos. Desafortunadamente, es probable que tengamos que mantener el distanciamiento físico durante un tiempo prolongado. A lo largo de este proceso, todos los católicos en la Diócesis de Davenport están exentos de la obligación de asistir a la misa dominical.

Bishop Zinkula

Paso 1 Reabrir las iglesias para la oración privada, si se puede mantener regularmente un proceso de limpieza y desinfección. Dado que el número de casos nuevos de COVID-19, de muertes, de hospitalizaciones y que el porcentaje de pruebas positivas ha comenzado a disminuir, las parroquias pueden abrir sus puertas para la oración privada, a partir de la semana del 25 de mayo, a discreción del pastor.

CMC-podcast-ad

Todos deben usar protección facial. No más de diez personas pueden estar en la iglesia al mismo tiempo. No hay celebración pública de la misa. A la celebración fuera de la misa de los bautismos, bodas y funerales, pueden asistir hasta diez personas. Las capillas de adoración permanecerán cerradas.

Paso 2 Reanudar las misas públicas con algunas restricciones. Ahora que se reabrieron las iglesias, se estará observando la información del Departamento de Salud Pública de Iowa, y si continúa mostrando una tendencia descendente durante catorce días, comenzaremos a celebrar Misas públicas una vez más.

En ese momento, a discreción del pastor, el culto público puede tener lugar, si puede mantener el distanciamiento físico, la limpieza y la desinfección. Todos deben usar protección facial. Aquellos que corren un mayor riesgo de infección debido a la edad y / o estado de salud deben quedarse en casa.

Los participantes mantendrán un distanciamiento de seis pies al sentarse en cada tercera banca y horizontalmente separados de otros hogares. La distancia también debe mantenerse mientras se acercan en procesión a recibir la comunión y al concluir la misa. No se cantarán en las misas.

Además, se pueden usar otros espacios de la iglesia para mantener el distanciamiento físico. Los espacios al aire libre de propiedad de la Iglesia, se pueden usar como espacios extras o si se prefiere para la celebración de la misa. Se debe proporcionar sistema de sonido.

La celebración pública de la Exposición del Santisimo y su Adoración puede tener lugar si se limita el tiempo a treinta minutos, se mantiene el distanciamiento físico y si se usa protección facial. Los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión no deben hacer visitas a los hogares. Los pastores recibirán la facultad para administrar la Confirmación.

Paso 3 Relaje algunas de las restricciones litúrgicas. Esto ocurrirá cuando la información que se reciba, respalde la conclusión, de que estamos entre ondas pandémicas (reducción constante de los números o decrecientes durante al menos catorce días).

En este momento, se pueden sentar dejando una fila y se debe mantener una distancia de seis pies entre los espacios horizontales. Un cantante puede entonar los cantos, pero sin coros. Se puede cantar el Gloria, el salmo y los responsorios.

Los bautizos, bodas y funerales se pueden celebrar en la misa. Los ministros extraordinarios de la Sagrada Comunión que no corren un alto riesgo de infección, pueden hacer visitas domiciliarias a los enfermos (no a los pacientes con COVID-19) si es necesario. Se desaconseja la celebración comunitaria de la Unción de los enfermos.

Una vez que haya “inmunidad colectiva”, probablemente a través de la amplia disponibilidad de una vacuna segura y efectiva, habrá un retorno a las prácticas litúrgicas “normales”, inicialmente con el tipo de precauciones tomadas durante la temporada de gripe.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on