Redescubre el Espíritu Santo

Por Padre Joseph Sia

Una de las cosas que más he hecho durante este tiempo de cuarentena, es repasar mis viejos libros y notas de seminario. Es una experiencia bastante interesante releer temas como liturgia, las Escrituras, moral y otros temas que estudié hace unos años. ¡He podido refrescar mi memoria en algunas de estas enseñanzas y, en realidad, he aprendido algunas cosas nuevas! Además, ahora que tengo 12 años de experiencia como párroco, he tomado una perspectiva diferente sobre estos asuntos y, puedo aplicarlos mejor, a situaciones concretas como en el confesionario y en mis homilías. Es como si hubiera vuelto a descubrir tesoros que he tenido todo el tiempo y que he mantenido escondidos en mis estanterías y cajones.

Fr. Sia

Todos los católicos tenemos un tesoro que, la mayoría de las veces, al igual que los viejos libros y notas, tendemos a esconderlos en algún lugar y olvidarlos allí. Estoy hablando del Espíritu Santo. Cuando fuimos bautizados, fuimos ungidos con el Crisma Sagrado y bañados en agua corriente, signos de la recepción del Espíritu Santo. La plenitud de recibir el Espíritu Santo sucedió en la Confirmación, cuando fuimos sellados una vez más con el Sagrado Crisma en nuestras frentes. Entonces, ya tenemos el Espíritu dentro de nosotros. Tenemos acceso a los siete dones del Espíritu Santo, y cuando vivimos nuestras vidas de acuerdo con estos dones, también disfrutamos los frutos del Espíritu Santo.

Menciono el Espíritu Santo porque muy pronto celebraremos Pentecostés, una fiesta muy importante en nuestra Iglesia, donde recordaremos la venida del Espíritu Santo sobre la Bienaventurada Virgen María y los Apóstoles, cincuenta días después de la resurrección de Jesús, en cumplimiento de su promesa, que no dejaría a sus seguidores abandonados. El Espíritu Santo es el Consolador y el Abogado que Jesús, envió para que sus discípulos puedan tener la fuerza y ​​el coraje, para continuar la misión de evangelización.

epay

Pentecostés es también el cumpleaños de la Iglesia. Ciertamente, nos gustaría celebrar el cumpleaños de nuestra Iglesia de una manera hermosa y adecuada, ¿verdad? Entonces, puedo decir, que este es el momento perfecto, para volver a descubrir ese tesoro que ya está en nosotros: ¡El Espíritu Santo! Este es el momento de volver a reconocer la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida. Rece al Espíritu Santo, para que esté más abierto a recibir la inspiración en su vida diaria; para llevar su cruz y difundir las Buenas Nuevas del amor de Dios a todos los que se encuentran. Tómese el tiempo para meditar profundamente en los dones y frutos del Espíritu Santo y sepa cómo puede aplicarlos mejor a su vocación. Lea sobre el Espíritu Santo en el Catecismo y en la Biblia. Vaya a la Internet y busque sitios, páginas católicas, que expliquen la misión del Espíritu Santo de una manera profunda y veraz.

El Espíritu Santo es la tercera persona en la Trinidad que, como profesamos en el Credo todos los domingos, es el “Señor, el dador de la vida”. Durante este tiempo, cuando tenemos tanto miedo de perder nuestra vida o la vida de nuestros seres queridos, pidamos al Espíritu Santo que reavive nuestra fe en un Dios, que tanto desea darnos la vida eterna. Permita que el tesoro del Espíritu Santo escondido en usted, brille en medio de la oscuridad de esta pandemia.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on