¡Todos contamos! El conteo del Censo en USA requiere creatividad durante la pandemia

Por Barb Arland-Fye
El Mensajero Católico

El estado de Iowa se encuentra entre los cinco primeros en la nación, por la cantidad de respuestas de hasta el 68 por ciento al Censo 2020 de los EE. UU. Eso entusiasma a los organizadores, que se esfuerzan por llegar al mayor número de personas posibles en una campaña obstaculizada por una pandemia.

En Davenport, los organizadores locales organizaron una conferencia de prensa el 13 de julio; para brindar una actualización sobre las formas creativas implementadas hasta el momento; para garantizar que se contabilicen más hogares antes de la fecha límite extendida hasta el 31 de octubre.

Esta encuesta a la población de los EE. UU., se realiza una vez cada diez años para determinar la representación en el Congreso, la asignación de fondos para nuevas carreteras, escuelas y servicios de emergencia, servicios sociales, construcción de viviendas y decisiones comerciales.

CMC-podcast-ad

Los resultados del censo “tienen un tremendo impacto en los fondos nacionales y estatales; para educación, vivienda asequible, dólares para reparación de carreteras y muchos más programas que benefician a las comunidades y sus residentes”, dijo la concejal de Davenport Marion Meginnis al periódico El Mensajero Católico. Ella preside el Comité del Censo 2020 en Davenport.

Este año, los hogares tienen diferentes opciones para completar la encuesta del Censo: en línea, por teléfono y en papel. En Iowa, hasta la fecha, el 68 por ciento de los hogares han respondido; 53 por ciento de ellos ha usado la Internet para responder al cuestionario, según el Censo 2020 de EE. UU. (Census.gov).

Meginnis dijo que el COVID-19 y los esfuerzos para mantener a la comunidad y las personas seguras “ha significado que repensemos nuestro enfoque de alcance, particularmente a nuestras comunidades donde es difíciles llegar”. Si bien las oportunidades para comunicarse con las personas cara a cara se han reducido, el plazo extendido brinda más tiempo para llegar a las personas que responden más lentamente.

La sección censal en la que ella vive, un vecindario con problemas económicos en el centro de la ciudad de Davenport, tiene una de las tasas de respuesta más lentas, lo que le rompe el corazón. “He vivido en este vecindario por 23 años. Amo mi barrio. Veo la necesidad aquí.”

Ella cree que algunas personas, en áreas urbanas con bajas tasas de auto-respuesta, pueden ser reacias a completar el Censo debido a su estado migratorio. La información del censo es confidencial y busca tener una idea clara de quién vive en los EE. UU. No tiene nada que ver con leyes migratorias. Las personas que luchan para llegar a final de mes, pueden llegar a pensar que a nadie le preocupa su situación, que sus vidas no cuentan. Eso no es así. Todos cuentan, dijo ella.

Los encuestadores comenzarán su trabajo puerta a puerta la segunda semana de agosto, contactando a personas que aún no han respondido. El censo personal en línea o por teléfono continuará hasta el 31 de octubre. Meginnis señaló que las personas deben responder cuando los encuestadores del Censo lleguen a su puerta.

Los esfuerzos para hacer conocer el Censo 2020 en este momento de pandemia, por ejemplo, han incluido anuncios de servicio público en la televisión y las redes sociales y vallas publicitarias. Los organizadores del censo también se han puesto en comunicación con los gerentes de complejos de apartamentos y edificios, para distribuir la información del Censo con la ayuda del personal que ya trabaja en los edificios. Los esfuerzos de envío directo se llevaron a cabo en las tres secciones censales de menor respuesta al Censo 2020 en Davenport.

Los estudiantes que participan en los programas COVID y los almuerzos de verano, reciben todo tipo de material del Censo, como notas adhesivas, libros de actividades para niños y clips para llevar a casa. Las despensas de alimentos también ayudan con la distribución de alguna información, dijo.

“Algunos de nuestros esfuerzos hacia los residentes de difícil acceso a través de las comunidades religiosas, fueron desafiadas cuando COVID cerró los lugares de culto”, dijo Meginnis. “Esperamos que a medida que las iglesias regresen a un horario de adoración más normal, haya tiempo para cerrar esa brecha. En este momento, estamos trabajando en una iniciativa especial a través de LULAC (Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos). La misión de LULAC es “avanzar en la condición económica, el nivel educativo, la influencia política, la salud y los derechos civiles de la población hispana de los Estados Unidos”.

Mike Reyes, administrador del Consejo 10 de LULAC, Davenport, dijo que los católicos de habla hispana han estado trabajando en el área de la antigua parroquia de Santa María en Davenport;  para hacer saber a todos a través de llamadas telefónicas, volantes en español, carteles en el patio y otros materiales.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on