Apoyando las misiones en el mundo

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo:

Cada octubre, la celebración del Domingo Mundial de las Misiones nos lleva al corazón de nuestra fe cristiana. Nos lleva a la misión, como explica el Papa Francisco al anunciar el tema de este año: “Aquí estoy, envíame”. Celebraremos el Domingo Mundial de las Misiones el fin de semana del 17 y 18 de octubre.

Bishop Zinkula

El Domingo Mundial de las Misiones reconoce que todos los católicos del mundo son una comunidad de fe. En la misa de ese domingo, nos comprometeremos de nuevo con nuestra vocación común, a través del bautismo, para ser misioneros, a través de la oración personal y la participación en la Eucaristía, y dando generosamente a la colecta Anual para la Propagación de la Fe, que apoya el trabajo vital de los misioneros en todo el mundo.

En su mensaje del Domingo Mundial de las Misiones, el Papa Francisco es consciente del reto que la pandemia representa para la misión de la Iglesia:

La enfermedad, el sufrimiento, el miedo, el aislamiento nos interpelan. Nos cuestiona la pobreza de los que mueren solos, de los desahuciados, de los que pierden sus empleos y salarios, de los que no tienen hogar ni comida. Ahora, que tenemos la obligación de mantener la distancia física y de permanecer en casa, estamos invitados a redescubrir que necesitamos relaciones sociales, y también la relación comunitaria con Dios. Lejos de aumentar la desconfianza y la indiferencia, esta condición debería hacernos más atentos a nuestra forma de relacionarnos con los demás. Y la oración, mediante la cual Dios toca y mueve nuestro corazón, nos abre a las necesidades de amor, dignidad y libertad de nuestros hermanos, así como al cuidado de toda la creación. La imposibilidad de reunirnos como Iglesia para celebrar la Eucaristía nos ha hecho compartir la condición de muchas comunidades cristianas que no pueden celebrar la Misa cada domingo. En este contexto, la pregunta que Dios hace: «¿A quién voy a enviar?», se renueva y espera nuestra respuesta generosa y convencida: «¡Aquí estoy, mándame!» (Is 6,8). Dios continúa buscando a quién enviar al mundo y a cada pueblo, para testimoniar su amor, su salvación del pecado y la muerte, su liberación del mal (cf. Mt 9,35-38; Lc 10,1-12).

Agradecido por su generosidad, le pido su pleno apoyo, a través de la oración y el sacrificio, en el Domingo Mundial de las Misiones y durante todo el año, tanto como usted pueda.

Sincerely in Christ/Sinceramente en Cristo,

Rev. Mons. Thomas R. Zinkula
Obispo de la diócesis de Davenport


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *