La diócesis suaviza las restricciones pandémicas de COVID-19

Contribuido
Sam Corsiglia del tercer grado escucha atentamente durante su clase en la escuela Católica de San Pablo el Apóstol en Davenport.

 

Por Barb Arland-Fye
El Mensajero Católico

Las parroquias y escuelas de la Diócesis de Davenport, donde el uso de máscaras y el distanciamiento social se han convertido en una rutina durante la pandemia de COVID-19, están dando pasos adicionales hacia la normalidad. El 14 de mayo, la diócesis emitió una declaración de cinco páginas para ir del “Paso 2 al Paso 3 para la reapertura”.

Las regulaciones deja abierta la posibilidad para el uso opcional de mascarillas (para personas que han recibido todas las vacunas), al uso de misales e himnarios, al canto congregacional, a la procesión a través de la asamblea, al uso de múltiples lectores, a la reanudación de la colecta por parte de los ayudantes y al intercambio del signo de la paz entre los miembros de una familia. La comunión continuará distribuyéndose bajo la forma de la hostia. Se permite la comunión en la lengua a quienes hayan sido vacunados. Aquellos que no estén vacunados y deseen recibir en la lengua deberán presentarse al final de la fila de Comunión.

Los líderes diocesanos tuvieron, que responder rápidamente al anuncio inesperado del CDC, el 13 de mayo, de  levantar los requisitos del uso de mascarillas y del distanciamiento social para las personas que han sido totalmente vacunadas. “La Diócesis de Davenport sigue la guía de los CDC, que distingue cada vez más entre las personas que están vacunadas y las que no lo están al determinar los protocolos de seguridad”, dice el comunicado de la diócesis (catholicmessenger.net).

CMC-podcast-ad

“Fuera de la relación laboral entre el empleador y el personal, normalmente no se requiere que una persona proporcione su estado de vacunación. Por supuesto, hay excepciones”, dijo al Mensajero Católico el diácono David Montgomery, jefe de personal diocesano. “No podemos asumir que alguien que usa una mascarilla no esté vacunado. Es posible que la persona no esté vacunada o que esté vacunada y desee tomar medidas de protección adicionales contra la infección usando un cubrebocas y manteniéndose a una distancia segura de los demás. Si alguien usa un cubrebocas, las personas deben respetar su decisión independientemente de su estado de vacunación y actuar de manera adecuada”.

Con respecto a las escuelas, el superintendente de escuelas Lee Morrison dijo que las recomendaciones estatales de cuarentena y uso de mascarillas son menos restrictivas que las recomendaciones de los CDC, que aconsejan su uso hasta el final del año escolar. Si bien las escuelas pueden referirse a las directrices más indulgentes del estado, Morrison dice que “la abrumadora mayoría de nuestras escuelas han requerido el uso de mascarillas durante todo el año y muchas planean hacerlo hasta el final del año escolar”.

Morrison continuó: “Nuestra misión es brindar a nuestros estudiantes una educación y formación sólidas en la fe católica. También tenemos que mantenerlos seguros. Hemos vivido la peor pandemia en 100 años. El CDC quiere tomar precauciones adicionales porque no quieren que ella regrese”.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *