Honrando a aquellos que ejemplifican a San José

Barb Arland-Fye
El obispo Thomas Zinkula celebra la Misa del Decanato de Clinton en honor a San José en la parroquia del mismo nombre en DeWitt.

Por: Barb Arland-Fye
El Mensajero Católico

San José tuvo una presencia silenciosa, tierna, compasiva y mostró coraje creativo en medio de las dificultades. Esas cualidades sirvieron como levadura para la homilía que brindó el obispo Thomas Zinkula el mes pasado durante la Misa del Decanato de Clinton en honor a San José en la parroquia del mismo nombre en DeWitt. La misa también rindió homenaje a las personas que han estado al servicio de los demás durante la pandemia en curso.

En su homilía, el obispo habló tanto de las Escrituras como de la carta apostólica del Papa Francisco sobre San José, “Patris Corde” (Con un corazón de padre). “No se le atribuye ninguna palabra; pero él siempre estuvo presente en silencio ante Jesús y María. Quizás el silencio es intencional, en el sentido de que las acciones de san José fueron tales, que no fue necesario un registro de lo que dijo”.

“En José, Jesús vio el tierno amor de Dios. Vio humildad, compasión y obediencia”, dijo el obispo. “Me recuerda a las enfermeras y otros trabajadores de la salud, que pasaron incontables horas durante la pandemia atendiendo silenciosamente a los pacientes con ternura y compasión, sirviendo como sustitutos de sus seres queridos a quienes no se les permitió visitarlos. Me recuerda a los trabajadores de cuidado infantil y a los abuelos que amorosamente tomaron riesgos para cuidar a los niños necesitados”.

CMC-podcast-ad

El obispo pidió a los reunidos en la misa, concelebrada con siete sacerdotes y asistidos por tres diáconos, que se preguntaran: “¿Cómo estoy siendo llamado a reflejar el tierno amor de Dios en mi vida?”

San José también dio el ejemplo de coraje creativo en medio de las dificultades, dijo el obispo. “Cada episodio de la vida de Jesús que escuchamos en los Evangelios es una crisis. En cada caso, José responde de inmediato. Era un hombre de acción”.

El obispo se refirió a que José descubrió que María está embarazada y la tomó valientemente como su esposa después de que un ángel le explicara lo sucedido. Cuando un ángel le dice a José que su hijo está en peligro de muerte, José se va inmediatamente con María y Jesús hacia un país desconocido, Egipto. Años más tarde, en su peregrinaje al templo, José busca desesperadamente a su hijo perdido de 12 años. Cuando José y María finalmente encuentran a Jesús, lo llevan tranquilamente a casa.

Al dejar a un lado valientemente sus sentimientos y confiar en los propósitos de Dios, José “me recuerda a los maestros”, dijo el obispo. “En medio de la crisis y la pandemia, con calma y creatividad descubrieron nuevas formas de enseñar a sus estudiantes y establecer un sentido de normalidad”. José “me recuerda a los trabajadores esenciales que, durante la pandemia, respondieron con valentía a las emergencias o trabajaron en plantas empacadoras de carne o atendieron a los clientes en las tiendas de comestibles”.

Una vez más, el obispo Zinkula pidió a la congregación que considerara una pregunta: “Cuando una situación en mi vida está fuera de control, ¿confío en Dios y me dejo llevar por él a través de la situación? ¿Me involucro en la situación de forma activa, creativa y valiente y permito que Dios convierta el problema en una posibilidad? ”

El padre Ken Kuntz, párroco de la parroquia Jesucristo, Príncipe de la Paz, estaba agradecido por todos los que se reunieron para la Misa del Año de San José. Él y los otros sacerdotes del decanato pensaron que esta Misa sería “una manera maravillosa de honrar a San José.” El padre Stephen Page, párroco de la parroquia San José, aceptó con entusiasmo ser anfitrión de la liturgia, dijo el padre Kuntz.

Pidió a las personas que ayudaron durante la pandemia, a que se pusieran de pie. La congregación aplaudió. “El Papa Francisco habló sobre honrar a las personas que ayudaron durante la pandemia al servicio de los demás, modelando a San José en el humilde servicio que brindó”, dijo el padre Kuntz.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *