¿Por qué celebramos ‘Las Posadas’?

Cuando pensamos cómo podemos prepararnos para la Navidad, muy frecuentemente se nos viene a la mente “Las Posadas”, estas han comenzado el día 16 y terminarán el 24 de Diciembre.

En la parroquia de San José en West Liberty, también se celebró Las Posadas. La comunidad participó con mucho recogimiento.

Cuenta la historia, que cuando los españoles llegaron a México, los aztecas creían que durante el solsticio de invierno, el dios Quetzalcóatl (el sol viejo) bajaba a visitarlos y durante el mes de diciembre, el pueblo se congregaba en los patios de los templos, iluminados por enormes fogatas para esperar la llegada del solsticio de invierno. A finales del siglo XVI los misioneros españoles incluyeron las costumbres religiosas con la tradición indígena, esto serviría como preparación para recibir a Jesús en sus corazones el día de Navidad.

San Agustín de Acolman, fue el lugar que dio origen a las famosas “Las Posadas”. Los misioneros agustinos convocaban al pueblo y rezaban el Santo Rosario, acompañada de cantos y representaciones basadas en el Evangelio, recordando la espera del Niño y del peregrinar de José y María desde Nazaret a Belén.

En la parroquia de San José en West Liberty, también se celebró Las Posadas. La comunidad participó con mucho recogimiento.

Con el tiempo, “las Posadas” se comenzaron a llevar a cabo en barrios y en casas, pasando a la vida familiar. Se comienza con el rezo del Rosario y el canto de las letanías. Durante el canto, los participantes forman dos filas que terminan con 2 niños que llevan unas imágenes de la Santísima Virgen, San José y los peregrinos que iban a Belén. Al terminar las letanías se dividen en dos grupos, uno entra a la casa y otro pide posada imitando a San José y la Virgen cuando llegaron a Belén. Los peregrinos reciben acogida por parte del grupo que se encuentra en el interior. Luego sigue la fiesta con el canto de
villancicos y se termina rompiendo las piñatas.

Las Posadas son un medio para preparar nuestros corazones con alegría y oración; para la venida de Jesucristo. Nos recuerdan los momentos que pasaron José y María antes del Nacimiento de Jesús

Vivir nuestras tradiciones y costumbres navideñas es muy bonito, sin embargo debemos recordar que el significado interior y no sólo el exterior, es necesario para preparar nuestros corazones para la llegada de nuestro Salvador, Jesús.

Algunas personas podrán decir que estas costumbres y tradiciones las ha inventado la gente para divertirse y los comerciantes, para vender; pero recordemos que hay mucho significado detrás de cada una de nuestras tradiciones y tratemos de vivirlas con el sentido profundo que tienen, de este modo el 24 de diciembre no solo será un festejo más, sino que habrás preparado tu corazón con un verdadero amor a Dios y al prójimo.

Con alegría en este tiempo, dediquémoslo a Dios, a la vida espiritual a la familia, a la comunidad. Dediquemos tiempo a
nuestros esposos y esposas, a nuestros hijos, hermanos, padres, madres, amistades y a la comunidad; para hacer de este mundo un lugar mejor para todos.

“Más vale encender una luz que vivir quejándose de la obscuridad”


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *