Los trabajadores indispensables obtienen una victoria financiera

Facebooktwittermail

Por: Barb Arland-Fye
El Mensajero Católico

La persistencia, la organización comunitaria y la fe, llevaron exitosamente a alcanzar $1,400 en fondos de ayuda por la pandemia; para 2,238 trabajadores indispensables y excluidos, que viven en Iowa City o en una de las otras comunidades del condado de Johnson.

En la página de Facebook de Escucha Mi Voz Iowa, aparecen fotos de trabajadores esenciales y excluidos sonrientes, que sostienen letreros de color verde neón; que indican cómo pretenden gastar los fondos de ayuda para la pandemia que tanto lucharon. La organización sin fines de lucro, busca desarrollar el poder de las comunidades de inmigrantes y de clase trabajadora; para ganar dignidad y justicia en la sociedad. La Casa del Trabajador Católico de la Ciudad de Iowa, ha sido fundamental para guiar a “Escucha Mi Voz” en ese esfuerzo.

Los trabajadores esenciales y excluidos pasaron meses abogando por la financiación de la Ley Federal del Plan de Rescate Estadounidense (promulgada en marzo de 2021), que proporcionó un tercer pago de estímulo a millones de estadounidenses. ARPA excluyó a los inmigrantes indocumentados, muchos de los cuales se encontraban entre los trabajadores esenciales que ayudaron a mantener la economía en marcha durante la pandemia.

Contribuido
Estas trabajadoras excluidas recibieron $1,400 en fondos de ayuda por la pandemia.

David Goodner, quien es cofundador la Casa del Trabajador Católico de la Ciudad de Iowa (ICCW) con Emily Sinnwell, jugó un papel decisivo en la organización de la Coalición de Trabajadores Excluidos del Fondo, con Escucha Mi Voz, proporcionando a la gente el poder para llevar su causa a los pasillos del gobierno de la ciudad y del condado. Se enteraron que un funcionario del Departamento del Tesoro de EE. UU. dijo que es aceptable y apropiado proporcionar un programa de asistencia en efectivo a “un subconjunto de una población elegible, que se haya visto especialmente afectada por la pandemia o sus efectos económicos negativos”.

A través de sus esfuerzos combinados, que comenzaron el año pasado, Escucha Mi Voz convenció a la Junta del Condado de Johnson y al Concejo Municipal de Iowa para que se comprometieran, colectivamente a $3.5 millones; para entregar $1,400 en cheques de estímulo a 2,500 residentes locales afectados negativamente por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, se estableció una lotería para distribuir el dinero y la municipalidad de Iowa notificó al público que solo 1919 personas recibirían cheques; otros 319 solicitantes elegibles quedaron fuera. Escucha Mi Voz, con la orientación organizativa de la Casa del Trabajador Católico de la Ciudad de Iowa, trató de recuperar los fondos para los otros 319.

epay

En una publicación de correo electrónico del 15 de julio, la comunidad de trabajadores católicos de la ciudad de Iowa escribió: “¿Cómo pudo suceder esto? … Los perdedores de la intrincada y controvertida lotería del Programa de Asistencia Directa de esta semana fueron trabajadores con salarios desproporcionadamente bajos, personas de color, inmigrantes y refugiados, propietarios de casas móviles vulnerables y residentes rurales, que viven fuera de la ciudad urbana de Iowa en lugares como Coralville, North Liberty , Tiffin, Solon, Lone Tree, etc.”

La negativa no se debió a la falta de recursos, afirmó el ICCW, porque “Iowa City en realidad recibirá $690,000 de su compromiso de $1.5 millones, incluso cuando se les dice a cientos de personas afectadas negativamente, que no hay más ayuda para ellos”.

El ICCW aconsejó a sus seguidores que tomaran medidas para cambiar corazones y mentes. “Envía un correo electrónico a las Entidades Mixtas e instalas a gastar el dinero que ya comprometieron en este proyecto. Docenas de trabajadores excluidos, propietarios de casas móviles y residentes rurales se están levantando y hablando sobre las dificultades económicas que enfrentarán si no reciben el alivio de la pandemia que se les prometió”.

El 30 de julio, el ICCW organizó una sesión de escucha con la alcaldesa provisional de la ciudad de Iowa, Megan Alter, el concejal de la ciudad, John Thomson, los comisionados de derechos humanos y 20 trabajadores inmigrantes excluidos en la Casa del Trabajador Católico del centro de la ciudad de Iowa. El 17 de agosto, el ICCW brindó noticias positivas, en un correo electrónico jubiloso:

“El Evangelio de hoy es una poderosa parábola sobre la opción preferencial de Dios por los pobres. Es una lectura adecuada esta mañana porque anoche, el Concejo Municipal de Iowa votó unánimemente para financiar completamente a los 319 residentes restantes del condado de Johnson afectados negativamente por la pandemia y que no habían recibido un cheque del Programa de Asistencia Directa. ¡Juntos, lo logramos! Gracias a Dios y a la organización comunitaria”.

El supervisor del condado de Johnson, Jon Green, en respuesta a una pregunta de El Mensajero Católico, dijo que presionó al Ayuntamiento de Iowa “para ayudarnos a financiar a cada solicitante”. El ayuntamiento finalmente accedió a pagar su parte total. “Estoy profundamente agradecido al Consejo por aceptar pagar todo; se merecen un gran crédito por ayudarnos a terminar el trabajo”, dijo Green.

“El problema es importante para mí, porque muchas de estas personas han dado por sentadas las cosas y han mirado superficialmente otros esfuerzos de ayuda durante la crisis de la pandemia. Diseñamos específicamente el programa para llegar a poblaciones vulnerables y potencialmente indocumentadas. Estoy muy contento, que hayamos podido hacer esto; ha sido mi enfoque durante los últimos 14 meses”.

“Fuimos respaldados por muchos grupos, incluyendo la Casa del Trabajador Católico y ese apoyo fue esencial. La organización y los repetidos esfuerzos para lograr que financiáramos el programa, nos ayudaron a cruzar la línea de meta”, dijo. “Ahora que hemos terminado con el Programa de Asistencia Directa, estoy especialmente emocionado de ver qué situación abordaremos en Escucha Mi Voz a continuación. Han crecido y se han organizado en una fuerza que ayudará en los próximos años, no tengo ninguna duda”.

La inversión de los gobiernos de ciudades y condados para pagos directos en efectivo a trabajadores esenciales y excluidos crecerá de $2,7 millones a alrededor de $3,2 millones, dijo el ICCW, y agradeció a ambas entidades gubernamentales “por modelar un buen gobierno que antepone a la gente común y al bien común”.

En su mensaje del 17 de agosto a los simpatizantes, el ICCW dijo: “Anoche, al menos dos concejales de la ciudad agradecieron públicamente a todos los residentes directamente afectados y a sus defensores por ponerse de pie, hablar y participar en el proceso cívico. Eso incluye a tantos de ustedes que oraron, escribieron cartas e hicieron comentarios públicos en las reuniones. ¡Muchas gracias! Tu trabajo de caminar con los dos pies del amor de Dios en acción, ha valido la pena…”

Los trabajadores de West Liberty esperan recibir fondos

Los trabajadores inmigrantes esenciales y excluidos de West Liberty esperan recibir fondos del alivio de la pandemia; después de meses de organizar reuniones en el salón parroquial de la Iglesia Católica San José en esa ciudad. Los sacerdotes católicos locales fueron “a menudo vistos orando con la multitud y sentados en las reuniones de planificación en español”, informó la Casa del Trabajador Católico de la Ciudad de Iowa.

“Padre Guillermo Treviño y padre Dennis Martin vinieron a muchas reuniones en West Liberty; usamos su espacio en la parroquia”, dijo David Goodner de la Casa del Trabajador Católico de la Ciudad de Iowa (ICCW). “De manera similar, padre Joseph Sia de la parroquia de San Patricio en Iowa City y padre Bernie Weir de la parroquia de Santiago Apóstol en Washington, han sido grandes defensores de los trabajadores excluidos y de esta campaña en sus comunidades”.

En respuesta, el Concejo Municipal de West Liberty inicialmente acordó invertir $140,000 en un Fondo de Trabajadores Excluidos local y distribuir cheques de $700 a 200 trabajadores-residentes excluidos antes del final del verano, dijo el ICCW. Sin embargo, “el Concejo Municipal está teniendo dudas”, dijo padre Treviño. “Esperamos que, a pesar de las preocupaciones burocráticas, la ciudad cumpla con lo que prometió”.

“Al hacerlo, West Liberty sería solo el tercer municipio en Iowa, y el único fuera del condado de Johnson, en invertir una parte del dinero de su Plan de Rescate Estadounidense en ayuda directa a las familias de clase trabajadora más afectadas”.

El ICCW planea continuar compartiendo el viaje con trabajadores esenciales y excluidos en todo el Decanato de la Diócesis de Davenport de Iowa City. La organización promete promover el bien común y la opción preferencial por los pobres y hacer un seguimiento para asegurarse de que “toda la ayuda se entregue rápidamente y el proyecto se complete como se prometió”.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *