La fe se eleva en el retiro para adolescentes y líderes del ministerio

Facebooktwittermail
Lindsay Steele
Jóvenes participan en el retiro en el Campamento Cristiano de Crooked Creek en Washington el 13 de noviembre.

Por Lindsay Steele
El Mensajero Católico

WASHINGTON — Los aviones de papel volaron alrededor del albergue en el Campamento Cristiano de Crooked Creek. Cada uno contenía un mensaje de aliento escrito a mano, elaborado por los participantes del retiro “Caminar sobre el agua” para los jóvenes de secundaria y los jóvenes adultos.

Alrededor de 100 jóvenes y 35 adultos participaron en el retiro de tres días desde el 11 al 13 de noviembre, que las ministras de jóvenes Michelle Montgomery y Angie Goodwin organizaron con el apoyo de 17 jóvenes del Decanato de Iowa City. Michelle Montgomery sirve en la parroquia de St. Thomas More en Coralville; Goodwin sirve en la Parroquia de la Sagrada Familia de Richmond, Riverside y Wellman. Cuatro de los jóvenes dirigieron el retiro, mientras que otros asumieron roles como oradores o líderes de grupos pequeños.

“Escribe algo que creas que Dios le diría a tu amigo”, sugirió a los participantes el maestro de ceremonias juvenil Lanee Duwa antes de lanzar sus aviones de papel. Después de que aterrizaron los aviones de papel, Duwa instruyó a los participantes para que cada uno recogiera uno y lo desplegara para revelar el mensaje. “Estoy orgulloso de ti y creo que vas a hacer grandes cosas”, leyó un participante. “Eres increíble”, decía otro.

A lo largo del fin de semana, los participantes escucharon t estimonios de fe, participaron en actividades de formación de equipos, leyeron sobre la vida de los santos, participaron en discusiones en grupos pequeños, celebraron Misa, oraron ante el Santísimo Sacramento y tuvieron la oportunidad de confesarse.

Tanner Knight, estudiante de último año de la parroquia de Coralville, sirvió como maestro de ceremonias y brindo su testimonio de fe. Él cree que es importante que los jóvenes mayores ayuden a los más jóvenes a participar en la vida de la Iglesia. “Los niños no escuchan a los adultos tanto como los niños de su edad”, dijo a El Mensajero Católico. “Es importante para ellos ver jóvenes comprometidos con su fe y divirtiéndose”.

Los testimonios de los jóvenes del sábado, cubrieron una variedad de temas que incluyen la abstinencia, la superación de los pensamientos suicidas y la valentía de forjar su propio camino. Gloria Mancilla, asistente del ministerio de jóvenes de la parroquia de San Antonio en Davenport, dijo que a menudo es más fácil para los jóvenes relacionarse con líderes similares porque “enfrentan los mismos problemas”.

epay

Tina Wagschal, secretaria de la parroquia de Davenport, también asiste al ministerio de jóvenes de la parroquia. Ella dijo que los jóvenes de la escuela secundaria habían expresado su interés en participar en retiros y escuchar los testimonios de los compañeros. El retiro “Caminar sobre las aguas” brindó una gran oportunidad para hacerlo.

Los participantes también tuvieron mucho tiempo para el compañerismo. El sábado por la noche, los participantes se abrigaron y dieron un paseo por el pajar hasta el gimnasio donde jugaron voleibol, una gigante Jenga y otras actividades. “Me encanta cómo (los participantes) están interactuando, viendo cómo nuestros niños se integran y se destacan al mismo tiempo”, dijo Wagschal. También fue un ambiente cálido y acogedor para los líderes adultos.

El domingo por la mañana, padre Chuck Adam ofreció una charla sobre dejar ir el miedo y confiar en Dios. Dijo que
inicialmente tenía miedo de decirle a la gente que quería ser sacerdote, pero finalmente confió en Dios y encontró el coraje para seguir su vocación. El miedo puede impedir que las personas hagan lo correcto, pero escuchar a Dios, dejar de lado los arrepenti-mientos y el resentimiento, ser parte de una comunidad de fe y ver las luchas como oportuni-dades de crecimiento puede
ayudar, dijo. Celebró la Misa para concluir el retiro.

La participante Malia Wiederien, también de la parroquia de Coralville, dijo que el retiro tuvo éxito en ayudar a los jóvenes a hablar sobre sus experiencias. “La gente estaba siendo súper vulnerable y dispuesta a compartir con el grupo grande. ¡Eso es realmente difícil!” Reconoció que, si bien la mayoría de las personas de su pequeño grupo asistieron porque sus padres querían que lo hicieran, estaban contentos de haberlo hecho y estaban interesados en participar en un futuro retiro. “Se les abrieron los ojos y tuvieron ese momento ‘wow’, tuvieron su momento con Jesús”.


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *