Vivir la cuaresma en pandemia

Facebooktwittermail
Anne Marie Amacher
Padre Rodolfo Juarez y padre Chris Young distribuyen las cenizas el Miércoles de Ceniza en la parroquia de San Antonio en Davenport.

 

El antiguo pueblo de Israel vivió situaciones difíciles cuando se alejaba de Dios. Sufría muchos desastres, también pestes y enfermedades, como en la época de Moisés en el desierto cuando tiene que levantar la serpiente en un estandarte y el que lo miraba quedaba curado de la mor-dedura de estos reptiles venenosos, o la lluvia de azufre sobre Sodoma y Gomorra donde Abraham, aun suplicando, no encontró cinco justos para salvarles y solamente su sobrino Lot y su esposa salieron con vida. Lo mismo pasó en la época de Noé, donde como dice la Biblia, los hombres se dedicaban más a comer, a beber, a divertirse y a los placeres mundanos, cuando llegó el diluvio y acabó con todos menos la familia de Noé, que eran justos ante Dios. También podemos mencionar las conquistas y la esclavitud, como lo describe el profeta Jeremías en manos de los babilonios”.

Hace un año que estamos viviendo un tiempo histórico diferente, rodeado de incertidumbre y angustia por la pandemia mundial. Podemos sentirnos tentados a identificar como castigo de Dios esta situación. Pero eso, no es así. Y no nos debe apartarnos del amor de Dios (Rom. 8,35) ni de nuestros hermanos (el prójimo), antes bien, debe unirnos aún más.

Este tiempo es propicio para ser más solidarios como Iglesia, como lo están haciendo muchos hermanos en diferentes partes del mundo, socorriendo a los más vulnerables. Al mismo tiempo, debemos asumir con responsabilidad los protocolos civiles en materia de salud pública.

Este tiempo de Cuaresma, muchos países viven todavía una cuarentena. Como fieles católicos tenemos que vivir este tiempo permaneciendo en casa, cuidándonos, en recogimiento, y aprovechando este tiempo para tener más momentos de convivencia familiar y volver a conocer las inquietudes, las problemáticas y las situaciones, desde las más sencillas hasta las más íntimas, así como las problemáticas de nuestros propios familiares.

Más historias de Cuaresma

¿Qué es la Cuaresma?

Los Símbolos De La Cuaresma

Las Prácticas De La Cuaresma


Support The Catholic Messenger’s mission to inform, educate and inspire the faithful of the Diocese of Davenport – and beyond! Subscribe to the print and/or e-edition, or make a one-time donation, today!

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittermail
Posted on